Saltar al contenido

Conversando con Francisco Saurí Báez “Coqui”. Estudios, desencantos y satisfacciones

11 septiembre, 2013

El vincularme a este hobby, deporte y/o actividad técnico deportiva  fue una indiscutible ayuda para mi mejor desenvolvimiento durante los estudios de ingeniería mecánica en la Universidad de la Habana, carrera que concluí en 1967.Coqui en la Ciudad Deportiva sosteniendo dos modelos de combate de E. Pons según Reglamentación AMA

El aeromodelismo que había abrazado con gran pasión me obligo por decirlo así, a estudiar, interpretar y en ciertos momentos hasta modificar planos de construcción acorde a mis propias expectativas, realizando dibujos tanto en un plano como en perspectiva, reflejando así las ideas y cambios que necesitaba realizar. A esto debo añadir la necesidad de estudiar “ingles técnico” es decir, introducirme en el significado de cada palabra técnica que aparecía en los artículos o en los planos.

Bueno, para completar la idea; el resultado fue que al comenzar las asignaturas técnicas inherentes a esta carrera fue de un valor incalculable disponer de conocimientos básicos sobre dibujo e ingles técnico, interpretación de planos, mecanismos diversos, resistencia de materiales, elementos de estructuras, etc., acumulados durante tantos años en las practicas constructivas del aeromodelismo.

Tampoco debo pasar por alto los conocimientos adquiridos relacionados con motores de combustión interna de todo tipo. También puedo agregar que el solo hecho de salir el fin de semana a volar cualquier modelo propio o ajeno, alejándome de la cotidianidad, llegar a veces a locaciones apartadas lejos del bullicio y del “smog” ocasional de la ciudad, me ayudó a disminuir el estrés diario y a enfrentar mejor mi condición de asmático crónico.

Reabastecimiento de combustible durante una competencia de Team Racing Regla FAI pista del Hotel Mar Azul, Santa Maria del Mar. 1969

Reabastecimiento de combustible durante una competencia de Team Racing Regla FAI pista del Hotel Mar Azul, Santa Maria del Mar. 1969

Desde luego, todos sabemos que los pequeños motores a escape libre hacen mucho ruido, pero para mí, como para los aeromodelistas en general, ese sonido es “música” para nuestros oídos, aunque el nivel y la frecuencia de ello resultaran nocivos para la “salud auditiva”.  Menos mal que en algún momento opte por utilizar unos tapones de caucho sintético para los oídos. Gracias a ellos las secuelas que padezco no son graves.

Puedo decir que estoy muy satisfecho por haber abrazado el aeromodelismo desde muy temprana edad como actividad predilecta, y aunque he participado en algunas otras, siempre el aeromodelismo ocupará el lugar cimero.

Frustraciones

En cuanto a frustraciones, como ser humano y soñador al fin, también sufrí descalabros.

Una de ella fue la no materialización del proyecto de construir en Cuba motores populares de aeromodelismo, trabajo realizado en conjunto con otros colegas aeromodelistas. La idea era construir motores populares y de precios accesibles, que permitieran favorecer la practica masiva del deporte, así como evitar la desactivación de aquellos que carecían de medios para reponer sus viejos y obsoletos motores.

En “Apuntes para la historia del aeromodelismo en Cuba” se mencionan algunos datos sobre los integrantes del grupo, cuyas valiosas opiniones y experiencias fueron recogidas por mí y se vertieron en la tecnología de fabricación de dichos motores.

Mención muy especial debo hacer de la labor más que titánica del Sr. Armando Durán quien asumió integralmente el dibujo  de todos los planos necesarios para construir el prototipo escogido: un monocilindro de 5 cc de desplazamiento con bujía incandescente, o sea, para trabajar con metanol y aceite de ricino, muy apropiado para acrobacias.

Posteriormente se prepararon los dibujos de un motor diesel de 2.5 cc y a todo esto se unió el trabajo de un asesor soviético quien también aporto dibujos para construir otro motor diesel de 2.5 cc con otra concepción de diseño de la toma de aspiración de combustible, más siempre con vista a disponer de un motor popular.

Este proyecto requirió cientos de horas de trabajo después de la jornada laboral, normalmente hasta altas horas de la noche, efectuando recorridos y viajes de varios kilómetros de distancia de ida y regreso por nuestra cuenta.

Es justo mencionar que el promotor de esta idea fue el incansable, entusiasta y activo Adolfo Álvarez –el gallego- quien creó el grupo de trabajo en el año 1969. La labor se mantuvo aproximadamente hasta el año 1987, pero no así el equipo pues fueron renunciando poco a poco al no ver una respuesta efectiva a los tres proyectos de fabricación.

Al final solo quedamos cuatro miembros. Adolfo Álvarez, Samuel Martínez, Armando Durán y yo. Esto sucedió en un periodo de tiempo cuando el aeromodelismo estuvo bajo la dirección del Dpto. de Fomento Aeronáutico, después del INDER y finalmente de la SEPMI. Pero ninguno de los proyectos fue siquiera puesto en fase de ejecución para los prototipos, pasando por alto la necesidad apremiante de satisfacer la demanda nacional de motores. Muchos grupos  de jóvenes ya habían vencido las etapas previas de vuelo de planeadores no motorizados y debían escalar al siguiente nivel.

El resultado fue la decepción por la imposibilidad de ver avanzar a los pinos nuevos del deporte, pues no se podían recalificar ni alcanzar el siguiente nivel, frustrando la continuidad.

El obstáculo principal fue la postura indolente, negativa y burocrática de quienes fueron contactados para llevar cada proyecto a su ejecución. Estos tres proyectos eran realizables, pero no se pudo concretar ni siquiera el prototipo, así nuestro equipo final también se disolvió, y constituyo otra gran frustración que no he podido superar.

Los especialistas que aportaron sus probados conocimientos fueron los siguientes:

Nelio Durán, Jesús Pedro Correa, Carrasco y Papito.

Coqui/E. Pons con el modelo escala biplano "Night Twister" competencia de la pista de Celimar. Agosto 1969

Coqui/E. Pons con el modelo escala biplano “Night Twister” competencia de la pista de Celimar. Agosto 1969

El otro caso se remonta a un periodo posterior al año 1970 etapa en que estábamos envueltos tanto mi padre y yo, al igual que Ernesto Pons en un febril entrenamiento tanto en combate, acrobacias y carrera por equipos FAI. Mi aspiración era participar en un  encuentro de buena voluntad convocado por la “DOSAAF” a celebrarse en la Unión Soviética. Nuestros resultados nos daban el derecho indiscutible de asistir, pues éramos los competidores de más alta puntuación alcanzadas en las competencias municipales y provinciales realizadas previamente, además de los resultados de las Nacionales de 1969 y posteriormente en 1970 en Camagüey –primera competencia nacional de los deportes aéreos IACC-.

El resultado de todo aquel esfuerzo, dedicación y sacrificio durante tanto tiempo se volvió para mí polvo y cenizas cuando me llegó la noticia de que “no me habían aprobado para efectuar el viaje” sin más explicaciones ni el motivo que alegaban para ello.

Por supuesto que me sentí muy molesto y defraudado por este comportamiento hacia mi persona. Para ser sincero, esto me hizo tomar la decisión en aquel momento de  mi vida, de dedicar mi atención hacia otras actividades, debido a la absoluta falta de respeto y de entereza demostradas por quienes decidieron  hacer así las cosas sin convocarme para decirme en mi cara el o los motivos de tan arbitraria decisión.

A fin de cuentas el viaje fue suspendido, y nunca me interesó averiguar quién hubiera ido en mi lugar, pero para mí quedo más que claro que mientras existieran autoridades de la actividad que suspendían mi participación de esa forma, era mejor dedicarme a otra cosa. De manera que reoriente mi actividad hacia los motores en motos, karting y autos.

Suministro de Combustible al Nobler 72  Calentamineto del Nobler

El 11 de marzo de 1984 después de doce años de inactividad volví a volar. En la foto -arriba, izq.- suministro de combustible al Nobler 72. En la derecha, calentamiento y puesta a punto del Merco .35 para realizar el primer vuelo del Nobler 72

Motores en motos, karting y autos

Allá por los años 1964 ó 1965 ya había conocido al responsable de una agrupación o escudería de motos de la firma Cubatabaco. Fue allí donde me relacioné por primera vez con las motos MZ de la RDA.

Tiempo después me vinculé con un corredor independiente ya fallecido nombrado Alberto Cela, muchacho joven, buen mecánico y muy paciente y prudente para ejecutar sus trabajos de alteraciones en los motores MZ. En este caso me dedique a trabajar para él formulas de combustibles para competición, pues aún había posibilidad de adquirir componentes “exóticos” como benzol, nitrometano, nitrobenceno, acetona, etc.           Obtuvimos resultados muy interesantes con estos experimentos y su relación con la puesta a punto de las maquinas y su aceleración.

Motor de Alberto Cela en la pista del Malecón previo a una competencia

Motor de Alberto Cela en la pista del Malecón previo a una competencia

Mecánicos, pilotos y aficionados en los "Pits" del Malecón previo a una competencia de 250 cc

Mecánicos, pilotos y aficionados en los “Pits” del Malecón previo a una competencia de 250 cc

También con Alberto, tomé conciencia de la importancia que tiene el papel del carenado buscando la disminución tanto de la resistencia frontal como del arrastre inducido permitiendo notable incremento de velocidad una vez superada la barrera de los 100 Kph

Durante varios años estuve familiarizado con el motociclismo popular de velocidad, más nunca abrace esta práctica con la misma intensidad que el aeromodelismo. No obstante, ejecute pasos hacia acciones más profesionales con respecto a motores rápidos de dos tiempos para motocicletas.

Desde que el famoso velocista del aeromodelismo norteamericano Bill Wisneski y su colega Roger Theobald publicaron en marzo de 1967 el primer artículo del que tuve noticias con respecto a la fabricación, puesta a punto y resultados prometedores de los tubos resonantes, tubarros o tuned pipes, pues ni corto ni perezoso, me puse en función de aprender a calcular y diseñar mis primeros y por supuesto rudimentarios tubos. Mi campo de experimentación fueron las motocicletas.

Este tema absorbió toda mi atención durante muchos años pues conocer y  posibilitar el hecho de sobrealimentar en cierta medida, un motor de 2 tiempos aprovechando las ondas de presión  generadas por los propios gases de escape constituyo para mí un tema fascínate.

Reuní cuanta literatura especializada pude alcanzar. Puedo mencionar artículos como los siguientes.

De los señores Parramón y Pacheco (Españoles) Artículo titulado

“Tubos de resonancia (I)” de una revista Avión Aeromodelismo

Suplemento No.3-4 Año 1980

Observación: Nunca logré obtener el resto de esta formidable información.-

Articulo “Resonadores” – Boletín informativo del Club Aéreo de Sabadell. Barcelona. Año y mes: 1993/Febrero

Artículo de Oleg Konstantinovich Gavsikii – Editorial DOSSAF – Moscú. Año 1973

Capitulo “Expansión Chambers” del texto “Two Stroke Tuners” Año 1973

Autor: Gordon Jennings

Otros artículos de autores como Gordon Blair, Graham Bell, John Robinson y del Staff de la revista británica Motorcycle

Desde luego, mucho debe haber avanzado el conocimiento sobre el comportamiento   de estos tubos así como el perfeccionamiento de los métodos para su diseño y fabricación. Lamento mucho no haber podido obtener nuevos y más recientes estudios acerca de este tema.

En cuanto  al deporte del Karting, me vincule más o menos por el año  1987. Para encaminarme correctamente  en esta disciplina pude contar  a partir del año 1988 con la inestimable y valiosísima cooperación de un profesional muy estimado y respetado por todos los grandes de la velocidad tanto en Cuba como en el extranjero: Me refiero al ingeniero Raúl Gordillo, quien fue primeramente corredor de motos y posteriormente curso la carrera de ingeniero mecánico, dedicando toda su vida laboral activa a la organización y superación del Equipo Cuba de motociclismo de pista que genero tantos excelentes corredores durante su existencia. Aún hoy en día subsiste a pesar de las mil dificultades que enfrentan. Ellos han competido con cierta frecuencia en República Dominicana.

Me atreví a contactar a Raúl Gordillo por vía telefónica sin siquiera conocerlo. Le explique quien era su interlocutor, a lo que me dedicaba y mi aspiraciones de formar un modesto equipo para competir en Karting. De inmediato reacciono favorablemente. Pronto organizamos una pequeña aula en el sótano de la casa de Ernesto Pons. Acudió desde su casa hasta allí por medios propios de forma voluntaria  en toda la extensión de la palabra, y así pudimos todos los del equipo aprender y disfrutar de un experto las reglas básicas a seguir para desenvolvernos con plena seguridad en esta actividad. Los integrantes del grupo inicial fueron:

Miguel Ángel Cañedo  – Corredor – (fallecido por derrame cerebral)

José Antonio Méndez –Ing. Mecánico –

Juan Carlos Hernández – Ing. Mecánico

Ernesto Pons Garriga    –  (fallecido)

Francisco Sauri (quien suscribe). Fungió como director del grupo por varios años. Después se incorporaron con gran aceptación:

Nelio Durán  – Tecnólogo

Harold Hernández  – Corredor  –  Fallecido por accidente del transito

Este grupo de deportistas despertó cierta admiración entre los participantes puesto que era el único equipo que corría con un Kart de diseño ya obsoleto, con un modesto motor MZ-150, compitiendo contra otros vehículos de mucha mejor tecnología constructiva dotados de motores muy superiores como los CZ-125 de moto-cross adaptados a esta especialidad. Llamaba la atención que nuestro Kart, no siendo el más rápido ni el más avanzado, generalmente terminaba la carrera sin romperse y nos manteníamos entre los primeros lugares, acumulando puntos a pesar del limitado alcance o poder económico de nuestro grupo. Realmente la pasamos todos muy bien participando en aquellas carreras que se organizaban con gran frecuencia por la Federación Cubana de Kartismo, uno de cuyos dirigentes fue Fernando Méndez (fallecido) quien pudo ver y disfrutar de las competencias de kartismo en la pista Internacional de Coco-Mar, en la Playa El Salado.

Nosotros no alcanzamos a competir en esa pista pues ya los motores y vehículos traídos del extranjero superaban con creces a  nuestra maquina, y así con la perdida de nuestros dos corredores, y luego la posterior desintegración del equipo pues se terminó para mí esta posibilidad. Eso fue alrededor de 1997.

Sin embargo, nuestro viejo y obsoleto Kart ha resurgido de las cenizas como ave Fénix. Se lo di a mi amigo Julio Cesar Oliva –tornero-, quien ha hecho un gran trabajo de reactivación o remodelación. Lo ha dotado de un motor modificado seccionado por la mitad una unidad twin rusa marca Júpiter, e instalado toda una serie de partes y piezas modernas así como también le incorporó un “spoiler” de fibra de vidrio, y nuevas llantas y neumáticos. Este vehículo ahora podrá competir en la llamada categoría libre. Me siento muy feliz de que así sea. Siempre recordaré la frase que una vez citó nuestro gran amigo el Ing. Juan Carlos Hernández: “No somos los más rápidos pero sin dudas somos los mejor informados”. Por ello, una maquina del siglo pasado, transformada inteligentemente siguiendo los consejos de Raúl Gordillo e incorporándole técnicas extraídas de la literatura especializada consultada mediante el aporte de todos los integrantes del equipo, ha sido capaz de subsistir activa hasta nuestros días, proporcionando horas de esparcimiento, distracción y sanas emociones, y para mí el orgullo especial de verla participar aún con los mejores Karts del momento.

DSC_5627

Moto deportiva propiedad de Mikel González. Unidad Puch 74.6 cc y 4 cambios. Alteraciones internas del motor por Francisco Saurí así como diseño del tubo resonante y silencioso. Diseño y fabricación del chasis y carenaje por Mikel. Sept 2013

Moto deportiva propiedad de Mikel González. Unidad Puch 74.6 cc y 4 cambios. Alteraciones internas del motor por Francisco Saurí así como diseño del tubo resonante y silencioso. Diseño y fabricación del chasis y carenaje por Mikel. Sept 2013

Moto deportiva propiedad de Mikel González. Unidad Puch 74.6 cc y 4 cambios. Alteraciones internas del motor por Francisco Saurí así como diseño del tubo resonante y silencioso

Automovilismo

Mi relación con el automovilismo es especialmente con las carreras conocidas como “drag racing” o de aceleración efectuadas en pistas de líneas recta de aproximadamente 400 metros de longitud, más unos cientos de metros adicionales para efectuar el frenaje.

Aproximadamente en el año 2005 recibí la visita de mi amigo Octavio. Por aquellos días él se dedicaba a participar y promocionar carreras de autos miniatura controlados por radio, pero también amante del automovilismo deportivo y por tanto se relacionaba con los practicantes de esa actividad.

Estaba acompañado de un joven corredor llamado Eduardo Hernández quien recientemente había sufrido un grave percance en una competencia de dragsters cuando su motor Chevrolet V-8 de 350 plg3 de desplazamiento (unos 5,74 litros) literalmente explotó dejando  a lo largo de la pista un reguero de aceite y fragmentos de partes internas del mismo.

Vinieron a mí con la idea de solicitar mi participación en futuras jornadas de trabajo con vistas a preparar y ensamblar un próximo motor para carreras dotado  entre otras cosas de un árbol de levas racing del fabricante “Com-Cams”, muy especializado en este tipo de productos. Octavio conocía de mi afición por los motores, especialmente por aquellos que debían desarrollar elevadas prestaciones…

Así comenzó esta relación de trabajo que con el tiempo se transformo en una gran amistad.

El trabajo desarrollado trascendió más allá de simplemente alterar y poner a punto un motor pues como dieron por la vena del gusto, inmediatamente procuré por distintas vías la literatura especializada referida a estos “dragsters” muy populares en EU y nos volcamos a incorporar poco a poco los “Know-How” que podíamos acometer y que abarcaban al vehículo en su totalidad.

Chevrolet 1956 de dos puertas con motor transformado para competición con nueva ubicación dentro del vehículo.

Chevrolet 1956 de dos puertas con motor transformado para competición con nueva ubicación dentro del vehículo. 20 julio 2013

Chevrolet 1956 de dos puertas con motor transformado

Ha sido una trayectoria larga y compleja sobre todo para Eduardo, cuyo entusiasmo por lograr triunfar en este deporte, entusiasmo que con él comparto desde luego, le ha costado enfrentar y superar  muchísimas dificultades que surgieron, y también duros reveses desde la inoportuna rotura de la caja de cambios hasta un impacto accidental contra una palma, de cuyo choque pensé yo que no se repondría, pero me equivoque por completo, pues la voluntad de ese deportista por seguir adelante hasta alcanzar la meta que se ha trazado es lo que le ha permitido reponerse del todo el daño recibido y en menos de un año armó otro vehículo muy mejorado donde incorporó conceptos más avanzados en lo que a su diseño y aerodinámica se refiera.

Espero que alcance muy buenos resultados en cuanto al control y la aceleración del vehículo modernizado. Además de este caso también he experimentado el acercamiento de otro futuro corredor nombrado Manolito Fuentes quien poco a poco esta adecuando su auto Chevrolet 55 de dos puertas para participaren las carreras en un futuro cercano.

Satisfacciones

En cuanto a satisfacciones, puedo decir que la mejor ha sido la gran cantidad y variedad de amigos que he obtenido gracias al aeromodelismo, ya fuera en las practicas, en las competencias, durante la construcción de los modelos o en los trabajos técnicos, de investigación, o incluso discrepando se hacen muy buenas amistades. En ellos se han incluido además de aeromodelistas, jueces, técnicos, profesionales, etc.

He mencionado eventos, competencias, clubes, clases, actividades que ahora recuerdo con nostalgia donde se fueron fortaleciendo las amistades o creciendo, como las reuniones de intercambios sostenidas sobre temas de aeromodelismo con el Dr. Santiago Rodríguez a la que asistían Bebo, Coperi, Carlos Anido, Wildy, Ferrón padre e hijo, en una de las cuales tuve la referencia sobre el proyecto de la revista “Pota Stunts” sostenido por Josito y Chufo entre los años 2004 y 2006. La revista –española como sus creadores- estuvo dedicada a rescatar la práctica del vuelo circular. Santiago me hablo de ellos y su proyecto, y así me convertí en un colaborador con artículos para la misma. Después los conocí personalmente. ¡Un abrazo fuerte a todos, también para Santiago y su hermano!

De igual forma, no puedo dejar de mencionar a tres de mis muy queridos amigos aeromodelistas: Alfredo González (Alfredito), Alain (el Tuty) y Alberto Haber. Este último se mantiene muy activo compitiendo en  acrobacia como miembro de la AMA. También envió desde aquí un fuerte abrazo al Dr. Dobarro practicante de combate FAI, igualmente a otro de los combatientes: Alberto Franca quien en su momento me facilitó muy valiosa información sobre acrobacia y “motores inteligentes”, tales como los típicos y famosos Fox 0.35

Felicito además y saludo muy afectuosamente a mis compañeros también aeromodelistas y “lancheros”, Heriberto, Mayito y Ricardo Salmerón, también a Armandito Peralta. Celebro que Heriberto sea el actual presidente de la Federación de Aeromodelismo de la provincia Habana.

Deseo dejar constancia de mis gratos recuerdos que guardo con cariño y respeto por la memoria de Fdez. Recalt y Federico Otero (Cuba) quienes en su momento me apoyaron y ayudaron a sobrellevar y tratando de superar reveses no solo en mi desempeño como deportista sino en cuestiones de mi vida personal.

Mis  parabienes para Calixto Sánchez (no recuerdo bien si su nombre era Calixto, Carlos o Guillermo), mi buen vecino de la calle Lawton # 1369, aeromodelista quien mucho me apoyó con la atención médica a mi padre cuando estuvo ingresado en el hospital 10 de Octubre (Quinta de Dependientes)

Francisco Saurí Báez  “Coqui”

Autor: Wildy    Fotos: Wildy y archivo personal de Francisco Saurí

Su dirección para quien quiera escribirle (no tiene e-mail):

Francisco Saurí Báez

Avenida de Porvenir No.815 altos esq. Ave de Acosta.

Lawton. 10 de Octubre. Ciudad Habana.

CP 10700. Cuba

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. Orestes Perdomo permalink
    12 septiembre, 2013 18:39

    Despues de leer con mucho interes los relatos de “Coqui” viniero a mi mente muchos recuerdos, aunque creo que nunca coincidimos en ningun evento, no es menos cierto que escuche los comentarios muy positivos que otras personas realizaran en mi presencia aserca de este afamado deportista, que siempre gozo de la mas alta reputacion en Cuba y que en mi opinion paso a ser una de las “leyendas” del aeromodelismo nacional, llegue a ti por esta via mi abrazo. Perdomo.

  2. Ernesto Valdivia permalink
    17 septiembre, 2013 16:13

    Lo conozco desde niño por vivir en mi barrio en Lawton, excelente persona y junto con Ernesto Pons aporto en mi niñez conocimientos para el aeromodelista que soy hoy, un abrazo y mi afecto para el, como dice Perdomo una de las leyendas del Aeromodelismo en Cuba y en especial en La Habana.

    Ernesto Valdivia

  3. Reinier permalink
    22 enero, 2014 18:54

    por alguna casualidad no se acuerdan de un campeon copa cuba Alcenio Antonio Bustamante de lawton la asuncion eso fue despues de los 80 me parece que fue campeon en el 84

    SALUDOS

  4. mallamf5j permalink
    9 febrero, 2016 13:56

    Nunca se ha dicho que yo fabrique un motor para vuelo libre llamado MEMI y era una copia que hice de el Rossi este motor lo fabrique en la empresa Textilera Ariguanabo el carter fue hecho por el sistema de cera perdida e inyectado en una centrifuga que calentaba por alta frecuencia en aluminio al silicio, cigueñales en 40XHMA camisas etc , hice tres y varios carters estaban por el club , los tenia Ulises, ,fue una pequeña serie para ver la posibilidad de fabricación , el motor en cuestión tenia problemas de dilatación en los materiales de la camisa ABC el latón que utilice era LS 59 la camisa cromada tenia defectos , pero funciono , mas tarde se interrumpió el trabajo y no lo intente mas

  5. 14 febrero, 2016 15:48

    Espero recibas una carta que te enviaré esta semana desde Argentina, para mi seria muy importante conectarme contigo: tema Motores MZ , tengo 69 años. Un abrazo

  6. 14 febrero, 2016 16:47

    Es un gusto poder contactarme desde Argentina con Francisco Sauri Baez por el tema de los motores de moto MZ. queria saber si es posible que le envie una carta via aerea para poder explicar mis dudas (tengo 69 años) desde ya gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: