Skip to content

Recordando una fecha

15 mayo, 2013

Era la tarde del 15 de mayo de 1943 y bordeando la costa norte de Cuba tres cazasubmarinos cubanos  navegaban protegiendo un convoy de barcos mercantes de bandera propia y hondureña respectivamente. La atmósfera era de consternación, tristeza y tensión.

La navagación del CS-13 era zigzaguenate

La navegación del CS-13 era zigzagueante aquel 15 de mayo

No es muy buena la fotos pero es el CS-13 original

No es muy buena la foto pero es el CS-13 original

 

Dos días antes, a las 4.00 am habían sido hundidos el buque cubano “Mambí” y el norteamericano “Nikelimer”. El primero alcanzado por dos torpedos, uno en su mismo centro bajo el puente de mando lo  partió en dos, y otro torpedo acertó en la popa, apenas tardo 3 minutos en hundirse, sin dar tiempo a lanzarse al agua a la mayor parte de la tripulación, entre ellos 5 norteamericanos que operaban las dos ametralladoras calibre 30 y un cañón de 3 pulgadas pues el mercante había sido artillado. 20 marinos mercantes (2/3 del total la mayoría de Cienfuegos) no regresarían a sus casas.     

El buque norteamericano Nikelimer tuvo mejor suerte pues demoro unos 20 minutos en irse al fondo del mar, y su tripulación tuvo tiempo de evacuar la nave.

Seguramente en la nave nazi todo era alegría al anotarse dos nuevos objetivos hundidos, con lo cual su comandante Reinier Dierkesen quien ostentaba la Cruz de Hierro completaba 10 barcos echados a pique a bordo de su U-176.

El teniente Ramírez sabía que por allí podia estar el submarino enemigo

DSC_2977 El teniente Ramírez sabía que por allí podia estar el peligroso submarino enemigo

En completa alerta, el capitán del CS-13 Mario Ramírez Delgado y sus hombres sabían que por allí podía encontrarse el peligroso submarino que había acabado con la vida de sus compatriotas. El mar estaba en calma y la navegación resultaba pesada y aburrida al avanzar zigzagueante del CS-13 ante el calor y a la velocidad del más lento de los buques mercantes, pero la tensión se incremento cuando un avión norteamericano que sobrevolaba el área comenzó a balancear las alas significativamente y posteriormente lanzó una bomba de humo, señal de que un objetivo enemigo había sido detectado. El teniente Ramírez CS-13 –más cercano al objetivo detectado- recibió la orden del jefe de la división de explorar la zona.

El comandante del CS 13 dirigió su embarcación a toda maquina hacia el punto señalado y poco después los sonaristas lograron detectar el sonido limpio y claro del submarino enemigo. Este se movía tratando de escapar, pero la velocidad del submarino sumergido era inferior al CS -13 que fue reduciendo la distancia.

El CS-13 avanzo a toda maquina

El CS-13 avanzo a toda maquina

El submarino se movia tratando de escapar

El submarino se movia tratando de escapar

De lobo al acecho se había convertido en fiera acorralada. La detección por el equipo de sonar fue fundamental para la persecución a fin de precisar la ubicación del enemigo y efectuar el ataque. Los hombres del sonar fueron Norberto Collado en el equipo sonar, y Andrés Abela el cual le pasaba la información al comandante Ramírez, quien dirigía la embarcación, y cronometro en mano realizaba los cálculos pertinentes.

DSC_7061

En velocidad de ataque y a una distancia aproximada de 300 yardas se comenzó la operación anti‑submarina. Inmediatamente se lanzaron tres bombas de profundidad de 325 libras de TNT cada una, graduadas para que explotaran a 100, 150 y 250 pies, ya que previamente se había calculado la velocidad de sumersión del submarino. Después del lanzamiento de estas cargas, el CS 13 giró hacia la banda en que se movía el submarino, escuchando nítidamente cuatro explosiones. La última tan intensa que el CS sumergió toda su popa en el mar, entrando agua por la escotilla del cuarto de máquinas.

Se supone que por simpatía exploto algún torpedo que el submarino tenía listo para lanzar.

Los sonaristas confirmaron la efectividad del ataque al escuchar con nitidez el sonido de la entrada de agua a un objeto sumergido.

Según narra Ramírez: “Como el submarino no emergía, se lanzan para rematarlo, otras dos bombas de profundidad graduadas para explotar a 250 pies y en los bordes de la zona atacada. Posteriormente a estos hechos se continuó la exploración sin que se obtuvieran más contactos con el SS enemigo. El Contramaestre entonces reporta una mancha oscura que se expandía sobre el agua. Desde el fondo del mar ascendía a la superficie un charco de sustancia negra y viscosa que olía a petróleo”.

Después se sumaron nuevamente al convoy. Cumplida la misión y de regreso a la Habana todo era alegría para el comandante y toda la tripulación del CS 13.

Sin embargo, al capitán del CS-13 y a su tripulación le fue prohibido hablar del hecho y no fueron reconocidos públicamente hasta un año después de terminada la guerra. Más bien Ramírez cayó en desgracia e incluso posteriormente al 10 de marzo fue licenciado de la marina, lo cual da pie a versiones sobre el posible negocio de venta de combustible a los submarinos alemanes por parte o con implicación de funcionarios del gobierno de Batista.

DSC_5478  DSC_5489

Lo cierto es que el 15 de mayo de 1943 fue hundido el U-Boat 176 por el cazasubmarinos cubano CS-13 capitaneado por el teniente Mario Ramírez Delgado.

Monumento a los marinos cubanos caidos en la II GM

Monumento a los marinos cubanos caidos en la II GM

DSC_9173

Estos hechos motivaron que escogiera reproducir en escala 1:25 el cazasubmarinos CS-13 como modelo navegable de radio control por la importante victoria que significo para la marina cubana el hundimiento de un submarino enemigo. Mi modelo navego por primera vez en el XIII Encuentro de la Comisión de Historia Marítima y Naval de la Republica de Cuba.

DSC_9568MBR

Ahora me encuentro trabajando en poner a punto mi primer submarino que reproduce como semi escala un U-Boat tipo VII pues de este tenía más información que del tipo IXC al cual pertenecía el U-176, modelo que me gustaría reproducir posteriormente. Pero quiero terminar aclarando que si bien me alegro de la victoria cubana lograda hace 70 años, no siento satisfacción por la muerte de los 53 hombres de la tripulación del submarino alemán enemigo, a pesar que vinieron a traer el luto, la muerte y el dolor a las costas cubanas. Ellos fueron victimarios y después también resultaron victimas de la guerra, y es la guerra la que no debe ocurrir pues enfrenta a hombres que no tenían porque ser enemigos.

Submarino RC de WildyMe gusta el diseño de los U-Boats y tienen que ver con la historia cubana, además de haber resultado un reto enfrentar la construcción de mi primer submarino de radio control con el placer que me brinda el modelismo.

Texto y fotos: Wildy

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 8 junio, 2013 16:10

    Very nice article, just what I was looking for.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: