Skip to content

Bon Temps, mi primer modelo de radio control

10 marzo, 2013

Con sus propias palabras el joven Lázaro nos cuenta como llegó a construir su primer modelo navegable de radio control

Mi nombre es Lázaro Falcón Romero y naci el 1 de febrero de 1992 en el Cotorro, la Habana, donde vivo actualmente.

Desde pequeño sentí gran atracción por los barcos y en más de una ocasión hice algunos de poli-espuma, y de madera, pero con pocos conocimientos al respecto. Fui creciendo y deje de hacer barcos que para mi originalmente los veía como juguete, aunque mas tarde comprendí que mi interés eran los modelos. A pesar de no seguir inventando mi pasión por los barcos si continuó.

Un día a través de un amigo conocí a un modelista naval, que con el paso del tiempo se convirtió en mi maestro de modelismo y uno de mis mejores amigos, Wildy. Le comente cuanto me gustaban los barcos, mi deseo de hacer uno con motor y que fuera operado por control remoto, pero nunca había tenido la oportunidad de construir uno en serio. Me dijo estas palabras: “¿Te atreves a hacer tu propio barco?”

¡Claro!- Le respondí. Ese es uno de mis sueños desde niño. Wildy me presto el plano del motovelero español Bon temps publicado en la revista española Más Navíos junto a su “paso a paso” para su construcción. Empecé a buscar por aquí y por allá recortes de madera, en este caso cedro pues fue la madera que el me aconsejó, resulta muy fácil de trabajar y es ligera.

Con pocos conocimientos de carpintería comencé a hacerme de algunas herramientas. Contaba con una caladora de mano hecha por mi papa, también gracias a el una segueta, algunas limas, un cepillo, una masorca que el me le puso un cabo de aluminio para poder barrenar a mano. Disponía de varias hojas de lija y la herramienta que mas aprecio, de mucha utilidad y cuido es un pie de rey, regalo de mi padre.

Después de sacar del plano las plantillas comencé a cortar la quilla y las cuadernas para confeccionar el casco, siempre preguntándole a Wildy cada vez que no sabía como hacer algo, como sacar la brusca de las cuadernas etc. Y el casi siempre me respondía y explicaba con gusto.

Inicio del Bon Temps de Lazaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro Falcón Romero

Luego de terminado el casco le di varias manos de masilla la que mayormente usan aquí en Cuba para chapistear los carros (una mezcla de talco industrial con pintura). El motor que use fue uno que una vez en mis inventos de lanchas se lo quite a un carrito de pilas vi que el tamaño se ajustaba mas o menos al que necesitaba el modelo. Mi padre que es tornero, fresador, soldador y mecánico, me hizo el eje de acero inoxidable con rosca en la punta, con la bocina de bronce y sus bujes de teflón, el cardan fue un regalo de mi maestro y amigo Wildy.

El motor  Mecanismo para mover el timón, posteriormente seria sustituido por un servo

Lazarito trabajando en su Bon Temps  DSC_1977

Luego continué con la construcción de las estructuras los palos y el velamen, los tubitos de bronce de 2mm de diámetro para los tensores me lo hizo mi papa junto con el molinete y todas las demás piezas de tornería que necesite para mi modelo (incluyendo la campana de bronce). Las ventanas que le puse al modelo no son las que vienen en el plano sino un diseño propio que hicimos entre mi papa y yo. Las del modelo por el plano original venían cuadradas y de plástico, pero me pareció mas marinero que fueran redondas con su cristal y sus remaches alrededor. Mi padre las hizo de acero inoxidable en el torno, luego le puse los “cristales” que son de realmente de acrílico de tapas de CDs.

Mi modelo me tomo 3 años y algunos meses concluirlo, debido a estar ocupado con mis estudios y en la preparación de mi tesis de técnico medio en informática, y algunas dificultades materiales para conseguir lo que necesitaba en la construcción del modelo. No tenía sistema de radio control ni la propela para navegar el modelo, y una vez mas mi amigo y maestro me ayudo. El me había prestado una propela de bronce de tres palas para que yo hiciera un molde y la fundiera de resina epoxica, pero al ver lo bien que se ajustaba a la escala del modelo me dijo “Esa es la hélice que lleva el barco tuyo, te la regalo”, por lo cual quede muy agradecido.

n Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps terminado

Bon Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro Falcón Romero

También me dijo, te voy a prestar mi radio control para que lo puedas navegar. Es muy triste haber terminado un barco y no poderlo navegar. Me presto un radio de 2 canales con su receptor un variador electrónico de velocidad (Electric Speed Control) Viper Marine 15 y un pequeño servo para el timón. Con todo lo necesario para navegar a radio en mis manos me puse a trabajar y realice las adaptaciones e instalaciones correspondientes como cableado e interruptores siguiendo los consejos de mi maestro que pusiera todos los cables del modelo lejos del cardan y para ello use unos cáncamos para fijarlo evitando que puedan enredarse.

Cuando llegó el día de la navegación sentí una alegría y una emoción inexplicable, imagínense es el primer modelo de radio control que construyo con mis propias manos y que funciona. El primer día de navegación lo hice con 4 pilas gordas de linterna (6v) pero cuando el motor hacia fuerza en el agua consumía más corriente y dejaba al receptor sin corriente (receptor usaba la misma batería que el motor) y se paraba el modelo pero flotaba a la perfección por la misma línea de flotación. El segundo día le agregue 2 pilas (3v) gordas mas me lo hundía un poco mas de la línea de flotación pero navegó a la perfección y me divertí mucho observándolo como se desplazaba en el agua y dejaba una estela de tras si…

n Temps de Lázaro Falcón Romero  Bon Temps de Lázaro cortando el aguaFalcón Romero  Bon Temps navegandoo

El haber hecho posible la construcción de este modelo se lo agradezco especialmente a: Wildy maestro y amigo gracias a el hoy poseo algunos de los conocimientos esenciales del modelismo naval y el radio control, Gracias a el lo pude ver cortar el agua por primera vez por lo cual estaré eternamente agradecido. A mi papa que siempre estuvo al lado mío me apoyo, me dio ideas, concejos que me sirvieron de mucho tanto en la parte mecánica como en la propia construcción del modelo ya que todos los trabajos de tornería se los debo a el que trabaja el metal con la precisión de un reloj. A mi madre que también estuvo a mi lado y me ayudo en todo lo que pudo ella fue quien me hizo las velas en la maquina de coser y me permitía trabajar en la mesa del comedor de la casa a pesar del reguero de maderas y el polvo de la lija (varias veces me regañaba), a mis amigos carpinteros que me ayudaron con recortes de madera, a mis tíos de la Ciénaga de Zapata, en Matanzas que me ayudaron con la madera también. En fin a todos mis amigos y familiares que de una forma u otra me brindaron su ayuda y apoyo.

Bon Temps y Lázaro Falcón Romero junto a su padre

Y gracias a todos los amigos fuera de fronteras que en sus comentarios me han brindado su  apoyo y aliento. Ahora además de disfrutar de la navegación del modelo quiero emprender nuevos retos como la construcción de una lancha rápida con motor de combustión, el yate ingles “Phoebe” con motor eléctrico, y también en un futuro no lejano deseo hacer un modelo de avión.  

Texto:  Lázaro Falcón Romero

Fotos: Wildy

Le había pedido a Lázaro que con sus palabras me describiera su experiencia al construir su modelo del Bon Temps, pues me parecía interesante conocer como el ha vivido hacer su primer motovelero navegable de radio control. Para mi a sido un placer brindarle mi colaboración para que el lograra alcanzar su meta, aunque no me veía a mi mismo en un papel tan importante como el señala pues durante la construcción del modelo no tuve que hacerle señalamientos ni rectificaciones, simplemente brindarle la información apropiada, algunas aclaraciones y consejos, pero el hizo su trabajo mayormente solo con la valiosa ayuda de su padre, en las piezas no podía construir por si mismo.

Quizás yo no había valorado suficientemente la significación de un consejo oportuno, el valor que tiene dar animo y aliento, pues en mi caso hacerlo me resulta algo natural, además de recibir a la vez también la colaboración del padre de Lazarito en la obtención y preparación de los tubos de los ejes y bujes para mi submarino, y la pieza de acrílico para la tapa del compartimiento estanco.

A pesar de las carencias materiales que tuvo que enfrentar, su modelo es una muestra de lo que se puede lograr teniendo la información apropiada, aunque estoy seguro que serian muchos más los interesados en construir modelos de barcos si estuvieran disponibles los kits apropiados. Pero si contamos con el plano y el paso a paso se puede hacer un buen trabajo. Aún cuando existan las tiendas de hobbies –en mi opinión- seria bueno disponer de la madera cortada a diferentes medidas, los motores, hélices, cardanes, etc., por separado, aunque a su lado tengamos los kits de diferentes modelos donde todo viene ya preparado, pues seria mayor las posibilidades de proyectos a enfrentar y es mucho más especial un trabajo completamente artesanal.

Ya Lazarito tiene recuperada algunas maderas para su nuevo proyecto en el cual podrá contar con toda mi colaboración y ayuda, igual que otros amigos han hecho conmigo.

Para finalizar, mi opinión al ver su primer modelo terminado y navegando… Calificación: ¡Excelente!         

Wildy

Anuncios
One Comment leave one →
  1. 10 marzo, 2013 11:32

    Os escribo desde Santander, en España, y desde la Fundación Villas del Cantábrico, armadora del Bon Temps. Ante todo, muchísimas felicidades a Lázaro, y a Modelismo Cubano por dar a conocer su trabajo.
    Ha sido emocionante leer la historia de la construcción de su Bon Temps, y verlo navegar en las fotos. Un velero de Santander con un hermano en La Habana es todo un guiño a la historia de las dos ciudades.
    Si visitáis nuestra web http://www.villasdelcantabrico.es veréis que nuestros Bon Temps son realmente parecidos. También veréis que tenemos una revista, Barlovento (podéis leerla en el apartado ‘publicaciones’) en la que nos encantaría recoger la historia de Lázaro. Si contactásemos rápido, quizá estaríamos a tiempo de incluirlo en el próximo número. ¿Hay alguna dirección de correo electrónico a través de la que poder comunicar con él?

    Un afectuoso saludo para todos desde el otro lado del mar

    Jose Esquiaga
    Coordinador de ‘Barlovento’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: