Saltar al contenido.

U-Boats que hundieron barcos cubanos

19 febrero, 2013

Durante la Segunda Guerra Mundial fueron hundidos varios barcos cubanos por submarinos alemanes.Monumento en homenaje a los marinos cubanos caidos durante la Segunda Guerra Mundial

Me preguntaba…  ¿Cuáles fueron estos submarinos, sus comandantes y de que tipo eran?

No había encontrado un trabajo en las publicaciones nacionales que indagara mucho en  el asunto, pues usualmente se ha tratado sobre los barcos cubanos, así que con la información disponible gracias a la recopilación en libros, revistas, publicaciones y en especial del sitio www.uboat.net  El resultado es que la mayoría de los ataques fueron realizados desde U-Boats del tipo IXC y uno del tipo VII C, pero aún faltarían algunas precisiones por hacer que al final  voy a comentar.

Mi modelo de U-boat tipo VII en construcción Modelo de U-Boat IXC. Kit plástico de 36.8 cms que representa el U-505 que se exhibe enel Museode la Ciencia y la Industria de Chicago

El U-Boat tipo VII fue el submarino alemán del cual se fabricaron más unidades – varios cientos de ellos- , como es usual en muchos modelos hubo diferentes series como la A, B, C, C42, D y F, mientras del U-Boat tipo IXC se fabricaron algo más de medio centenar de unidades. Este era más grande, poderoso, mejor armado que el tipo VII. Estaba diseñado para travesías más largas, por eso varios de ellos fueron destinados a operar cerca de nuestras costas.

Los U-Boats eran conocidos como “Grey Wolves of the Sea” o sea, “Los lobos grises del mar” y causaron severos daños, hundiendo cientos de barcos de diversas naciones del bando aliado, especialmente en los primeros años de la guerra, pero también fue una de las fuerzas alemanas que más bajas sufrió. En modelismo varias firmas fabrican el modelo tipo VII como 1:72 de Revell que puede ser convertido a RC.  Veamos algunos detalles de la historia que nos atañe.

En el monumento ubicado en la Avenida del Puerto dedicado a los marinos cubanos caídos durante la II Guerra Mundial aparece la relación de los barcos hundidos y los marinos que perecieron en cada barco junto con la fecha del ataque.

Monumento en homenaje a los marinos cubanos caidos durante la Segunda Guerra Mundial

El primero en la relación es el vapor “Nicolás Cuneo”, donde el 9 de julio de 1942 pereció el marino cubano Ernesto Balaro y Lobo. Pero este buque era de bandera hondureña. Fue hundido a cañonazos por U-boat U-571 era del tipo VII C y era comandado por Helmut Möhlmann (sobrevivió a la guerra y murió en 1977).

La lista de los barcos cubanos hundidos la abrió el U-508 del tipo IXC y era comandado Georg Staats, un oficial de solo 26 años cuando torpedeo el “Manzanillo” y el “Santiago de Cuba”. El ataque ocurrió en la mañana del 12 de agosto de 1942 a un convoy formado por barcos norteamericanos, nicaragüense y cubanos que navegaban bordeando la costa norte de Cuba, solo protegidos por dos cazasubmarinos, uno a la cabeza y otro al final del convoy.

Según relata uno de los sobrevivientes, Juan Planells, eran cerca de las 8.00 de la mañana cuando se escucho un estampido seco, monstruoso, que prácticamente había desfondado el barco por la bodega, y en pocos instantes, partido en dos, el Manzanillo se fue al fondo del mar. Otro torpedo acertó en el mercante cubano “Santiago de Cuba”, que envuelto en llamas pero más lentamente se fue hundiendo. Pero dio tiempo a que algunos tripulantes lograran arrojar balsas y un bote antes de lazarse al mar, a solo dos o tres minutos del barco irse verticalmente al fondo del mar.

Otro torpedo iba contra el Annete, pero avistado por uno de los tripulantes puderon realizar una maniobra y evadirlo en el último momento. La apacible mañana se transformo en un cuadro dantesco. Entre un amasijo interminable de restos de los buques hundidos, maderas, cajas y combustible, los náufragos luchaban por mantenerse a flote, muchos de ellos seriamente heridos, mientras de los barcos ilesos sonaba el aviso de alarma lanzando al agua los botes de salvamento para iniciar la operación de rescate. Los cazasubmarinos nada pudieron hacer contra el U-boat 508 que se retiro tan rápido como había realizado el ataque. El saldo fue de 31 muertos, 20 del Manzanillo y 10 del Santiago de Cuba, y numerosos heridos.

Detalle de la tarja del monumento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras seguramente en el U- 508 Georg Staats y sus hombres estarían celebrando la precisión de sus mortales torpedos, en la Habana podía apreciarse una de las mayores manifestaciones de duelo popular que recuerde el país por la muerte de los marinos cubanos. Es conmovedor ver las imágenes de las familias que perdieron a sus seres queridos, quedando muchos niños huérfanos, mujeres viudas, siendo también victimas de un conflicto en que esos padres o esposos no estaban involucrados directamente, pues eran humildes trabajadores que se ganaban la vida en el mar.   U-Boat tipo IXC

Georg Staats logro hundir 14 barcos y recibió numerosas condecoraciones pero el 12 de noviembre de 1943 terminó su carrera y la de su tripulación al ser hundido el U-boat 508.

El Mambí fue el siguiente barco cubano alcanzado por un torpedo alemán en la madrugada del 13 de mayo de 1943. Este provenía del U-boat 176 también del tipo IXC comandado por Reiner Dierkesen. En el mismo convoy fue hundido el buque norteamericano Nikelimer el cual navegaba cargado de amoniaco junto al buque tanquero Mambí. El barco cubano había sido artillado, pero también murieron los norteamericanos que operaban la pieza, junto a 19 marinos cubanos como puede apreciarse en la tarja del monumento ubicado en la Avenida del Puerto.

Dos días después el U-Boat 176 comandado Reiner Dierkesen (tenia  casi un docena de barcos hundidos, condecorado con la Cruz de Hierro) y toda su tripulación fueron hundidos por el cazasubmarinos cubano CS 13 al norte la provincia de La Villas sobre lo cual me he referido anteriormente, pues esa acción me inspiro las construcción del CS 13.

Richard von Harpe Kapitänleutnant con el U-Boat 129, también del tipo IXC, el 4 de diciembre de 1943 a las 4.00 am hundió el vapor cubano “Libertad” 5,441 toneladas perteneciente al Convoy  KN-280 del cual se había quedadorezagado, como la oveja que se separa del rebaño. Pero en esa madrugada lluviosa y sin luna –lejos de este- en los otros barcos no se percataron del hundimiento. Perecieron 25 marinos cubanos, pero Indalecio del Valle Marín, quien había sobrevivido al Manzanillo se salvo por segunda vez. El tenía aquella experiencia todavía fresca en su mente; apenas sintió la explosión el barco quedo envuelto en llamas, le grito a sus compañeros para alertarlos y de inmediato se lanzo al agua que estaba muy fría como es usual en esa época del año. Nadando o más bien arrastrado por inmensas olas vio como el Libertad se iba hundiendo entre las llamas y las explosiones de sus calderas. Junto a otros dos compañeros lograron subirse a un bote que estaba bocabajo, intentaron infructuosamente voltearlo, y allí pasando un frio tremendo, rodeado por tiburones que nadaban en círculos alrededor del bote, sin agua ni comida, sin poder dormir  “¿Quién iba a dormir sabiendo que los tiburones esperaban que uno se cayera uno al agua?” –relataba Indalecio, resistieron más de 32 horas hasta que felizmente fueron avistados y rescatados.

Indalecio también recordaba con respeto y admiración al capitán del “Libertad”, Moisés Gondra Urrutia. Sorprendido por la explosión del torpedo el capitán del barco cubano subió a cubierta para advertir a sus hombres lo que ocurría y que debían abandonar el barco, pero él permaneció tocando la sirena para alertar a todos y también como señal del siniestro para que se produjera el rescate, y no abandono el lugar hundiéndose con su barco.

Indalecio meses después volvió trabajar nuevamente en otro barco mercante como timonel.

En cuanto al capitán del U-Boat 129  Richard von Harpe, quien había nacido 19 Agosto de 1917 en Dorpat, Estonia, y había hundido otros barcos ingleses, condecorado con la Cruz de Hierro de Segunda Clase, la Cruz de Hierro de Primera Clase y le fue conferida la Cruz Alemana en Oro el 11 de Julio de 1944, murió el 2 Marzo de 1945 en el Mar Báltico.

La goleta “24 de febrero” fue cañoneada el 24 de febrero de 1944 por un submarino alemán muriendo el marino Eladio Arredondo y ese mismo día pero a las 4.00 am se hundió el mercante cubano “Mínima”, pero según las fuentes consultadas fue debido a un choque con un buque  mercante norteamericano que siguió su camino sin detenerse a prestar ayuda. En este accidente perdió la vida el marino Prudencio Vidal Ulacia. No he encontrado datos sobre el submarino alemán que hundió el “24 de febrero” ese 24 de febrero. El “Lalita” fue un barco dedicado a la pesca hundido por un submarino alemán a principio de la guerra, pero como no se reportaron victimas no esta recogido en el monumento a los marinos caídos durante la II Guerra Mundial, ni he encontrado datos del submarino que participo en esa acción.

Puede que otros marinos cubanos perecieran durante la II Guerra Mundial enrolados en algún barco de otro país.

Creo que el día que Cuba cuente un museo dedicado a su historia naval, no deben faltar las maquetas de los modelos relacionados con los hechos narrados anteriormente.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: