Skip to content

“Bebito”

28 diciembre, 2012

Si usted menciona el nombre de Juan Luís Fernández Manso en la isla puede que algún aeromodelista de momento no identifique de quien se trata, pero si dice “Bebito” todo el mundo sabe a quien se están refiriendo pues es un aeromodelista respetado y  bien conocido; forma parte de una familia en la que también su padre y su abuelo se dedicaron a esta practica durante toda su vida.

Bebito nació en la Habana el 28 de diciembre de 1960 y creció oliendo dope y rodeado de modelos de aviones. Muy pequeño jugaba con propelas y avioncitos.

Mi papá me llevaba frecuentemente a la Ciudad Deportiva a ver volar los modelos de vuelo circular. Pero fue en 4to grado cuando un día llegaron a mi escuela haciendo captación a quienes deseban integrar un círculo de interés de aeromodelismo. El responsable de la captación era Castillo. Cuando llegué al lugar donde fui citado para mi sorpresa conocía a todos los presentes; Ferrón, Julio Más, Adolfo, Ulises, Castillo…etc., porque de antes acompañaba a mi padre en sus frecuentes visitas al lugar. Las clases comenzaron por el propio Castillo los sábados de 8.30 AM a 12 M en el aeroclub que estaba en 27 y M, actual sede de la aviación agrícola.  Muy pronto fui el monitor porque estaba adelantado en relación a los demás muchachos que comenzábamos.

       

Fuimos 33 alumnos y solo terminamos 6. Mi primer modelo fue un Sea Gull, todo de pino y costillas de plywood y mi primera competencia fue en 1968 con este mismo planeador de vuelo libre que voló tan bien que lo perdí.

Los planeadores era la modalidad obligatoria para los jóvenes que empezábamos, cosa que me fue muy útil porque la construcción de esos modelos devino en gran escuela para las habilidades manuales. Estábamos obligados a construir nuestro propio avión y empezábamos por planeadores. Ahora mucha gente compra las cosas ya hechas o kit ready to fly.

    Competí en planeadores A1 (1 metro de envergadura), después pase a A2 (mayores) a los 14 años. Mi primer evento nacional fue en Las Tunas en 1975  y para mí fue toda una experiencia porque para llegar a una nacional había que competir primero en las municipales, en las provinciales y clasificar en los primeros lugares, después en las zonales, (zona occidental, central y oriental) para poder llegar a una competencia nacional, donde se reunía lo mejor del país. A esto se sumo que yo era el único competidor con menos de 16 años, tenía 14. Tuve que competir en mayores. Alcance un 9no lugar. Mi modelo era un A2 (un Kit ruso). Me mantuve practicando esa modalidad casi todos los domingos.

Crecí en este hermoso mundo que te enseña a desarrollar y aplicar conocimientos de física, matemática, dibujo, interpretación de planos, se aprende a trabajar con diferentes tipos de materiales y herramientas, conocimientos de todo tipo que necesitas para construir tus modelos, de manera que queden muy ligeros, alineados, pero al propio tiempo sean capaces de volar sin motor.

De los kit de calidad al RC

Por esa época los kit de más calidad se lo entregaban a los participantes según los resultados en las competencias. Así comencé a trabajar con la balsa; eran kits modelo Orión checoeslovacos. De esta manera llegue a construir mis propios planeadores a partir de planos suministrados por Ulises, el entrenador de vuelo libre.

Mantuve mi participación en las competencias nacionales desde 1975, y en 1978 clasifique para entrar en la pre-selección nacional. Un grupo de 6 competidores que recibirían un entrenamiento fuerte para determinar los tres primeros que asistirían a un evento internacional. Pero en la última semana estaba en exámenes en el politécnico donde estudiaba y no me dieron el permiso de una semana que necesitaba. Igual le paso a mi compañero de equipo Eugenio Suen.

Comencé un nuevo ciclo en 1979, pero antes de las nacionales fui llamado al servicio militar obligatorio. No pude continuar en el aeromodelismo durante ese tiempo.

En 1981 volví a competir en una nacional en mi modalidad –pues me validaron mi clasificación de 1979-, planeadores  A2  y obtuve el segundo lugar, y al llegar al hotel donde estábamos hospedados los participantes en el evento, mi padre me dio la sorpresa de haber logrado también un 2 lugar en acrobacia de vuelo circular. Por primera vez los dos compartimos la satisfacción de regresar a casa con trofeos.

Yo tenía un modelo VC con un motor Yin Yang, una  “tabla” entrenador construida por mí con la que aprendí en 1972 ó 1973 a volar circular. Hacia Loops e invertidos y quería volar la misma modalidad que mi papa, pero Ferron -por aquel entonces era el director nacional de aeromodelismo- no aprobaba que la gente joven dejara los planeadores.

Tuve que esperar hasta 1981 para retirarme de esta modalidad ya con el titulo de subcampeón nacional. Pero ya había conocido el radio control y me incline por este. Para mi era una mezcla perfecta de dos modalidades, pues tenia motor y volaba libre.

En 1982 no participe en competencias nacionales pues no me dieron licencia deportiva en mi trabajo, pero en 1983 si participe en la nacional con un modelo de radio control llamado Live Wire. El equipo era ruso de pulso.  Había proporcional y no proporcional (de pulso) que cuando dabas un mando no era un potenciómetro, era un interruptor, lo daba todo o nada. Era muy difícil volar y mucho mas hacer maniobras. Por eso las competencias se dividían dependiendo el tipo de equipo de radio en proporcionales y no proporcionales.

Por otra parte se usaban motores de vuelo circular porque no se tenían motores para radio control, no había control sobre este, de manera que para aterrizar el modelo debía esperar que se agotara el combustible para que al detenerse el motor, ir planeando para poder tomar pista. Esto era una practica habitual en la que tenía que calcular el tiempo de vuelo, estar a una altura y lugar apropiado cuando se detuviera el motor planear adecuadamente y  efectuar el aterrizaje. La mayoría no lograban aterrizar en la pista. En la competencia obtuve el primer lugar con un radio no proporcional.

Sus modelos tenían un cubicaje de motores de entre 2.5 cc y 10 cc. A finales de 1999 subió a 15 cc cuando construyó su primer Extra 300.

Estos modelos le resultan muy apropiados para el tipo de competencia que se realizan aquí. Desde entonces el construye utilizando madera y fibra, siempre mejorando las prestaciones con algunas modificaciones.

Como hemos visto, Bebito comenzó a participar en eventos nacionales muy joven, 3 ó 4 de ellos fueron de vuelo libre, pero a partir de 1983 comenzó a competir con modelos de radio control. Entre 1983 y 2003 logró 11 títulos nacionales, y 4 en la Copa Cristal, que se celebraba en la Ciudad de Santa Clara.

Eventos en el exterior

La primera oportunidad para Bebito de viajar al exterior para asistir a un evento de aeromodelismo fue a Costa Rica en 1999, un Festival de Fun Fly que se celebraba cada año en ese país. Allí participo junto a Camacho y Luisito, gracias a la invitación personal de los amigos Julio Pastora y Orestes Perdomo, este último quien hizo la coordinación para participar, y pudo repetir el viaje en el 2000 y 2001, algo que también agradece mucho por lo importante que resulta topar internacionalmente, además de las múltiples atenciones recibidas.

Del primer viaje en 1999 me cuenta la siguiente experiencia:

Había expectación cuando por el audio se anuncio la participación de nuestro pequeño grupo. Era habitual la presencia de cubanos procedentes de la Florida en Estados Unidos, y se encontraban aeromodelistas de varios países como Ecuador, Guatemala, Venezuela, Panamá, por supuesto el país sede, e incluso estaba el campeón del mundo Quike Somerzine de Argentina, el campeón sudamericano Sergio Testa también de Argentina, ambos invitados de cortesía al evento para vuelos de exhibición. Pero por primera vez asistíamos residentes en Cuba a ese evento e incluso hoy en día probablemente hay por ahí quien desconoce que en nuestro país se practica el aeromodelismo.

           Mi vuelo lo comencé realizando varias figuras acrobáticas, y después de la normal tensión inicial en las circunstancias de participar en un evento internacional, ya concentrado en las maniobras acostumbradas en mis prácticas habituales me sentí en total confianza volando en el cielo de Costa Rica. Pude apreciar una diferencia en el agarre del motor, pues allá volábamos a mucha mas altura sobre el nivel del mar y la densidad del aire es menor, de ahí que era necesario cambiar propelas, y el ajuste de la carburación. También había diferencias en el combustible pues tenia aditivos a los que no estábamos acostumbrados.

Justo al finalizar la tabla acrobática se me apago el motor, por suerte estando a buena altura. Por el audio se escucho al animador dando la señal de peligro, pues para una situación así podía suponerse la perdida del modelo y en el peor de los casos hasta un lamentable accidente. Perdomo se me acerco rápidamente ofreciéndome su ayuda para aterrizar el modelo. “No tranquilo, no hay problema, el puede resolverlo” -le respondió, Luisito mí ayudante.

Como tenía buena altura seguí mas allá de la cabeza de la pista, invertí el modelo tirando suave del bastón para hacer una reversión y salí a unos 10 metros de elevación ya en línea con la pista, pero tenia mucha velocidad. Con un tonel –maniobra arriesgada por la poca altura y por tener el motor apagado, pero obligado por la necesidad- pude frenar el modelo y aterrizar correctamente en el lugar. El silencio del público expectante hasta ese momento se convirtió en un fuerte aplauso, y yo sentí un gran alivio pues no quería hacer un “papelón” en mi primer vuelo. Los presentes no sabían cuanto me había servido la habilidad adquirida debido a la necesidad de aterrizar con los motores apagados.     

En el 2000 fue el segundo viaje al evento de Fun Fly de Costa Rica. Se realizo en la misma pista del año anterior, y estuvo muy bien organizado. La asistencia de participantes fue excelente y pude apreciar gran variedad de modelos de aviones, desde pequeños con motores 3.5 cc hasta de 100 cc, estos últimos de gasolina. También había modelos escala de turbina que resultaron un gran espectáculo por su sonido muy real y la velocidad impresionante. 

El evento del 2001 en Costa Rica fue la última salida de Bebito al exterior. Cuenta que ese año no se realizó en la misma pista sino en los terrenos de un hipódromo donde las condiciones del terreno no eran muy buenas pues se trataba de una mezcla de arena con arcilla lo cual dificultaba los despegues, especialmente para los modelos de ruedas pequeñas. Lo usual es usar pistas de asfalto,concreto o césped.

Recuerda con especial admiración el desempeño del campeón del mundo Quike Somerzine quien llevo otro modelo más pequeño, increíblemente pulido al detalle con el cual realizo un conjunto de maniobras espectaculares, entre ellas un circulo a 2 metros de altura con 150 metros de diámetro, ejecutando toneles que le pusieron los pelos de punta a todos los presentes que conocían lo arriesgado y difícil que resulta realizar esas maniobras.

Bebito también incursiono en lanchas rápidas  DSC_7849 DSC_8046 Bebito en Varadero. Julio 2011 Bebito y Daniel    Bebito en el evento de Varadero, Julio 2011

Bebito y Daniel en la pista de Varadero durante el Festival de Aeromodelismo en Julio de 2011

Bebito y Daniel en la pista de Varadero durante el Festival de Aeromodelismo en Julio de 2011

Bebito se encuentra empeñado actualmente en la construcción de este un nuevo Extra 300 de mayor tamaño que los construidos por el anteriormente, pues aprecia mucho las cualidades de este modelo que espero verlo volar próximamente.

Extra 300 articulo de referencia  Extra 300 articulo de referencia nte  Extra 300 en construcción

Antes de concluir un mensaje de su parte que seguramente es compartido por otros aeromodelistas del patio que tendrían el gusto de hacer lo mismo:

Creo que seria de muy buena ayuda para el aeromodelismo cubano en general, que aquellos que practican este hobby en cualquier parte del mundo y quieren venir a Cuba así sea de turismo,  sepan que de hacerlo pueden contar con mi ayuda para recogerlos en su hotel, y llevarlos al campo de vuelo donde compartiríamos un día de vuelos con todos los aeromodelistas que estén en esa ocasión en el terreno. Yo pongo mis aviones, no se irán sin volar… 

!Feliz cumpleaños y felices vuelos!

Texto: Wildy

Fotos: Wildy y cortesia del archivo personal de Bebito

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Alexander Zamalea Navarro permalink
    29 diciembre, 2012 13:07

    Saludos cordiales desde Alemania. Espero que la proxima vez que vaya a Cuba pueda ir algún día a ver un vuelo de aeromodelismo. Aquí ya me compré mi radio y mi primer modelo un motovelero: Ventus EP de 2,6 metros. Mas con el lio de terminar la tesis de mis estudios de ingeniería mecánica por aca en Alemania, no he tenido tiempo para terminar de construir el modelo. Espero que pronto termine la tesis y entonces tendré más tiempo para el modelo. Aquí en Alemania se hacen todos los años unas ferias de aeromodelismo grandísimas. Es increible!!!

    Bueno Bebito. Te deceo todo lo mejor del mundo de buen corazón.

    Salud y suerte,

    Alexander

  2. Ángel Blanco permalink
    15 enero, 2013 1:08

    Pues sí que has tenido muchas peripecias que desconocía. Y yo que pensaba que eras de acrobacia, cuando en aquellos años (1975-1978) te veía siempre junto a tu padre. Un saludo a ambos. He disfrutado enormemente del artículo, gracias. Ángel Blanco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: