Skip to content

Raudel y sus tres aficiones

1 noviembre, 2012

Raudel Ernesto Sánchez Corella nació el 5 de junio de 1970 en Santiago de Cuba aunque la mayor parte de su vida la ha pasado entre Ciudad de la Habana y Cienfuegos. Su padre era piloto y aeromodelista. Por eso desde muy pequeño estuvo familiarizado con la aviación, pudiera decirse que desde que nació le gustaban los aviones lo cuales ocupaban un lugar priviligiado entre sus juguetes preferidos. También gustaba de los juguetes mecanizados que generalmente los desarmaba para ver como eran por dentro y entender como funcionaban.   A los 6 años ya dibujaba aviones.
Pero su verdadero inicio en el aeromodelismo ocurrió estando en la Unión Sovietica donde había viajado junto a su familia debido a requerimientos de su padre estando en la Academia Aérea Yuri Alexander Gagarin. Allí se vinculo al club local en 1980, recuerda que lo primero que hizo fue un planeador cuyas costillas eran de alambre y muy pronto estaba construyendo y volando modelos de vuelo circular.
También fue allá donde vio volar por primera vez un modelo de radio control.
“Recuerdo que era un LA-5, una maqueta que me impresionó mucho”. Aunque para Raudel llegar a un equipo de radio control era algo lejano.

“En 1983 regresamos a Cuba. En 1984 fui a vivir a Cienfuegos y me uní al club local de aeromodelismo de la SEPMI donde se practicaba el vuelo circular.

Allí hicimos un piquete (grupo) de entusiastas del aeromodelismo. Estaba Juan Carlos, Ramón Le Blanc, Parrado a quien también conocíamos por el Ñato, y también había gente de Aguada de Pasajeros. Juan Carlos y el Guille –que me habían visto volar- fueron quienes me llevaron por primera vez a casa de Felo Yánez, un experimentado aeromodelista también aficionado al modelismo ferroviario aunque eso no me entusiasmaba mucho. Ir a casa de Felo se hizo algo habitual al punto que el era como mi segunda familia. Siempre estuvo en la disposición de ayudarme y también fue en su casa donde hice numerosos modelos de aviones bajo su atenta supervisión.

A partir de 1989 estuve en una obligada separación del aeromodelismo debido a mi entrada al servicio militar.

En 1991 vuelvo a la actividad. El INDER daba el combustible y yo volaba todos los domingos. Ahí conocí a Marcos, maquetista plástico. Yo había armado mis primero kits plásticos estando en la Unión Soviética. Fue un avión, un Jaguar ingles, y dos barcos, el crucero Aurora y el Potemkin. Pero este encuentro con el nuevo amigo hizo renacer mi interés por los kits plásticos.

Mi papá tenía maquetas plásticas conservadas desde los años 50 y se las pedí para restaurarlas. Por esa época llegó a mis manos una revista RC Model (de España) que tenía una sección a la cual se podían escribir comentarios de los lectores. Escribí explicando que yo era un joven cubano que gustaba del aeromodelismo, los kits plásticos y le respondería a todos los que me quisieran contactar. Lo hicieron Iván Misiego Dosal, Jorge Insua Martínez y Diego Chacón Murilla quienes me enviaron las primeras maquetas plásticas. Así comencé con algunos modelos tales como ME-109E  escala 1:72, el Tony escala 1:48, FW-190A3 escala 1:72 y el Seafury escala 1:48. Me gustaría ir completando mi  colección con todos los aviones relacionados con la historia de Cuba y aviación embarcada, es decir, todos los aviones que alguna vez estuvieron en un portaviones.   Tengo el A-26, el P-51, Spitfire, pero también quisiera tener los primeros modelos de aviones que volaron en Cuba en la primera mitad del siglo XX, como el  Waco.

         

Mi primera participación en una competencia de vuelo circular fue en la Villa Panamericana, celebrada en 1994 y lo hice representando a Cienfuegos. Asistí con un modelo Bebito de 2,5 que lo escache en el primer vuelo después de haber realizado varias maniobras del patrón, pero no me quede en el último lugar porque hubo a quien no le arranco el motor del modelo. 

Regresé a vivir en la Habana a finales de ese mismo año y volví a unirme a la gente que volaba por el municipio Playa al frente del cual estaba Frank Vidal. En 1994 Frank me vendió un avión que se le había estrellado. Le hice un trabajo de restauración que al verlo ni el propio Frank pudo reconocerlo.

    

En 1995 participe en una nacional en Ciego de Ávila en la cual alcance el lugar 14 de entre más de 20 competidores. Después asistí a casi todas las Copas Cristal celebradas en Santa Clara logrando mejores resultados”.

           

Raudel construye, repara y también ha diseñado sus propios modelos de aviones. Al primer modelo de su creación le puso por nombre “Gladiador” (acrobacia vuelo circular F2B) y afirma que ha resultado muy bueno en vuelo.

Se inicia en el radio control en 1996. Dentro del radio control su preferencia son los modelos a escala. Su sitio preferido de la Web es: http://www.rcscalebuilder.com

Además de los modelos plásticos gusta de los recortables en papel, con los cuales también se pueden lograr resultados sorprendentes.

“Hay aeromodelistas que no le dan mucha importancia a los kits y a los modelos estáticos, pero cuando no hay combustible o el tiempo no esta bueno para volar un modelo RC, o nuestra mujer o la novia no puede salir con nosotros por alguna razón no tenemos motivo para aburrirnos, podemos dedicar tiempo a disfrutar armando un modelo estático, ya sea un kit plástico a un recortable en papel”.

Raudel gusta de las películas relacionadas con la aviación y los temas bélicos, dedica tiempo a leer libros de historia, es miembro del Club de Aviación de Cuba, de la Federación Cubana de Aeromodelismo  y de la Federación de Vuelo Libre pues practica el vuelo en parapentes desde 2002.

“El parapente es la culminación de un sueño porque quise ser piloto pero debido a diversas razones no lo pude alcanzar, pero si me hice parapentista. Ambas aficiones, el parapentismo y el aeromodelismo me dan satisfacción sin ser en detrimento una de otra, más bien se complementan”. 

     

La tercera afición de Raudel son los bonsái con la cual tiene su primer contacto en 1992 al ver un trabajo publicado en una revista. Pero no es hasta principios de 2006, estando convaleciente de una fractura del tobillo que vio un programa de TV en Canal Habana dedicado al tema. A partir de ahí busco la manera de contactar con los entrevistados y así pudo ir descubriendo los secretos de esta antigua afición originaria del Asia. En 2006 paso un curso de bonsái y actualmente es miembro del grupo Bonsái Habana. “Aparentemente esta afición no tiene que ver con las otras, pero al construir un avión o al trabajar en un bonsái se esta ante una creación y esto me motiva, me tranquiliza y también me brinda gran placer y una más reposada emoción cuando vez brotar un árbol por primera vez”.

 

El aeromodelismo con un interés que va desde los modelos de radio control, los kits plásticos hasta los recortables de papel, con énfasis en los modelos relacionados con la historia de Cuba, la creación de bonsái y la practica del parapentismo son las tres aficiones que llenan la vida de Raudel, un aeromodelista que sin muchos recursos económicos pero con mucha voluntad y deseos, y gracias a la ayuda de muchos amigos lleva su practica adelante.

Texto: Wildy

Fotos: Wildy y cortesia del archivo personal de Raudel

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Alexander Zamalea Navarro permalink
    2 noviembre, 2012 18:30

    Saludos Raudel desde Alemánia.

    Alexander Zamalea Navarro.

  2. Nelio permalink
    10 noviembre, 2012 3:25

    Gracias a Wildy, he podido ver nuevamente caras de buenos amigos, por las fotos tomadas. Un saludo afectuoso a mi amigo Rafael y a Camacho e hijo. Y un meritorio saludo a los que siguen desplegando su esfuerzo y dedicacion a este deporte . Mis saludos Raudel. muy buen Trabajo. Espero que este mensaje les llegue. Mi PC esta algo belicosa. Saludos Wildy. Muy buenos los trabajos que estas presentando.

  3. Eduardo Alejandro Sainz Cedeño permalink
    19 diciembre, 2012 20:32

    Raudel, inimaginable la alegria de reencontrarte a la vez que descubro este sitio, te habla un fundador del club de aeromodelismo de la IACC y de su refundacion al surgir la SEPMI,segundo lugar zonal central vuelo libre categoria A-1 por alla por 1978 en Ciego de Avila donde Cienfuegos barrió con los premios en A 2 con Lerdo y sus dos hijos, . No olvides dentro de quienes mencionastes al organizador, director fundador, exfuncionario nacional de este deporte, atleta, Reinaldo Coppery, al cual visite en la Habana hace escasos meses. Alcanzando EL CLUB en el año 1973 más de 35 integrantes con logros como una exposición en la céntrica calle San Fernando y practicas estables todos los domingos en el aeropuerto Jaime González. Aquí todavía quedamos muchos de aquella dorada época. Éxitos en nombre de todos. Mi Email esainz@cuvenpetrol.cu

  4. Sergio Gonzalez Blanco permalink
    15 septiembre, 2013 5:30

    Gracias Wildy por este fantástico reportaje. Raudel fue quien me enseño a volar y construir. A su exigencia debo mis éxitos como piloto de radio control y como constructor. También me enseño a diseñar mis propios modelos, de hecho, el Beguinner, que fue mi modelo entrenador con que aprendimos mi hijo y yo, (ambos en las fotos que incluyes en el reportaje) fue diseño de Raudel y realmente demostró su eficacia porque lo soltamos solo para pasar al Utra Sport ya como entrenador de acrobacia. Sus consejos y enseñanzas las llevo muy bien custodiadas a cualquier parte donde voy. Gracias Raudel, maestro y amigo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: