Saltar al contenido.

Alfredo Glez, enamorado del vuelo circular

1 abril, 2012

Alfredo González Prieto a quien conocí durante el pasado Festival de Aeromodelismo Varadero 2011 es un enamorado del vuelo circular, y ocupa la vicepresidencia del Club de aeromodelismo de la provincia Artemisa. Reside en Caimito y hasta su casa distante unos 30 Km. del centro de la Habana me llegué para cumplimentar una invitación que me había hecho desde el Festival de Aeromodelismo, y así conocer más de la actividad a la que se dedica con pasión.

Alfredo nació el 5 de octubre de 1969, en Caimito, y desde niño pintaba aviones en sus cuadernos escolares. Tendría unos 13 o 14 años cuando construyo su primer modelo. Era un kit de un ME-109 de vuelo circular que le regalaron, unas tablitas con papel y dope. Pero cuando estuvo listo para volar, al dar la primera vuelta se le estrello, prácticamente lo clavo contra el suelo. Pero no se desanimo, aunque lo sintió mucho, y aún hoy, me confiesa que: “cuando veo un avión accidentado me dan ganas de llorar”.

Alfredo se propuso hacer un nuevo modelo. Le habían regalado algunos materiales improvisados, varillas y pedazos de madera de pino, cedro y balsa. Cuando lo tuvo terminado si logro volarlo, pero esta ves le dieron el control con el modelo en el aire.

Siempre la ha gustado construir tanto como volar, fabricar, y reparar en toda ocasión que sea posible.

Su inicio ocurrio en una etapa difícil pues recién había desaparecidola SEPMI que brindaba algunos materiales, kits y motores a los aeromodelistas. No había nada para volar y construir. Tenía que usar cedro, cedrín, pino blanco y después la yagruma.

Como en esos momentos había decaído la actividad de aeromodelismo, el entusiasta  joven Alfredo a quien nada parecía desanimarlo, aprovecho que había personas mayores que estaban dejando de volar para hacerse de motores, kits y madera, algunas compradas y otras regaladas.

 

Poco a poco fue haciendo o adquiriendo nuevos modelos, motores, etc., y aunque aún hoy no han desaparecido las escaseses y su surtido de herramientas no es muy amplio, desde que llegué a su casa se aprecian aviones por todas partes. Pero lo que más le ha afectado no es alguno de estos problemas. Es la temprana perdida de su joven esposa, Daria, madre de sus tres hijos, con quien también compartía no solo el amor en la vida, sino el amor por el aeromodelismo, el construir y decorar los aviones, o ir juntos al campo de vuelo. Una mujer así es una perdida irreparable, uno de los golpes más duro que ha sufrido Alfredo en su existencia.

Hoy tiene que continuar luchando por sus dos hembras, Dairis Glez Ruenes, Ana Iris y el varón, Dayron de los cuales, la mayor y el menor son los que más les entusiasma el aeromodelismo, aunque todos se ganaron mi simpatía durante mi visita por lo sociables y cariñosos.

  

De los amigos, Angel Ortiz –me comenta- ha sido quien más le ha ayudado en el aeromodelismo, tanto materialmente como en conocimientos pues tiene gran experiencia y la ha compartido con él.

Aunque es mi primera visita, me siento como si me relacionara con un amigo de muchos años, y puedo concluir complacido que gracias a Alfredo y los suyos he disfrutado de un sábado muy agradable.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Gelacio Gonzalez permalink
    9 abril, 2012 14:06

    Soy Gelacio Gonzalez, fui miembro del Club de Aeromodelismo de la Ciudad de Colon Matanzas Cuba, Soy Miembro de A.M.A y del Club de Miami. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: