Skip to content

CS 13 Cazasubmarinos cubano – La Historia #1

23 febrero, 2010

Texto: Wildy

Fotos: Wildy y archivo

En diciembre de 1941 Cuba se involucra en la II Guerra Mundial declarando la guerra a Alemania.

Aunque las fuerzas de tierra no participan directamente en el conflicto, las aguas del mar Caribe resultan escenario de las primeras pérdidas cubanas cuando el 9 de julio de 1942 fue hundido el buque “Nicolas Cuneo”. El 12 de agosto, apenas un mes después, fueron echados a pique otros dos barcos cubanos, el “Manzanillo” y “Santiago de Cuba”, donde perdieron la

Monumento erigido a los marinos cubanos caidos durante la II Guerra Mundial

vida 20 marinos cubanos pertenecientes al primero de ellos, y 11 en el segundo, resultado de la intensa campaña desarrollada por los submarinos alemanes en el Caribe, los cuales tenían la misión de destruir los barcos de los convoyes que transportaban suministros de los aliados entre América y Europa.

Acciones similares se desarrollaron en otras partes de centro y Sudamérica.

Se dice que al comienzo de la guerra el principal problema para los submarinos Germanos que operaban por esta zona no era tanto el combustible, como reponer los torpedos, pues los barcos de los convoyes aliados resultaban blancos fáciles al navegar sin la debida protección.

Para cambiar esta situación tuvo lugar un acuerdo entre la Marina de Guerra de Cuba con la Marina de Guerra de los Estados Unidos a fin de adquirir nueva técnica naval, entre ella cazasubmarinos de madera (CS) del tipo 83 pies construidos en Estados Unidos, los cuales fueron cedidos a Cuba en base a la ley de préstamo y arriendo (“Land and Lease”). En el informe oficial sobre la entrega a Cuba de los cazasubmarinos emitido por el Secretario de Estados Unidos Knex, queda claro que estas embarcaciones eran “…enviadas como préstamo y no como regalo”.

El 22 de marzo de 1943 se efectuó en la Florida el acto y ceremonia de entrega de la flotilla de 11 cazasubmarinos a la Marina de Guerra de Cuba. En total fueron 12, pues se recibieron 2 posteriormente y uno fue cedido a Peru.

Datos de los CS

Motores: 2 motores

Desplazamiento (t) 45

Velocidad 18 nudos

Dimensiones en pies Eslora: 83 pies y 2”

Manga: 16

Calado máximo: 4,5

Armamento Una pieza de 20 milímetros

8 cargas o bombas de profundidad en 4 rampas de lanzamiento, distribuidas en dos rampas en popa, y una rampa a babor y otra a estribor. Cada carga podía ser graduada para explotar entre 25 y 300 pies de profundidad.

Un mejor equipo de detección o “Sonar”.

El sentimiento de la población cubana ante los primeros ataques de los submarinos nazis fue de conmoción e indignación por el hundimiento de los barcos mercantes nacionales, pues no eran buques de guerra involucrados directamente en el conflicto bélico, las victimas fueron principalmente sencillos marinos cubanos que se buscaban el sustento en el mar, y ese sentimiento de indignación lo compartían los miembros de la marina de guerra que en las nuevas unidades de cazasubmarinos se aprestaban a enfrenarlos.

Hasta el día 12 de mayo no había sucedido significativo, pero el 13 de mayo de 1943 salió de La Habana la división de Cazasubmarinos compuesta por las unidades CS 11, CS 13, CS 22; en busca de un convoy de cinco buques mercantes de distintas nacionalidades, entre ellos el cubano “Libertad”, que se dirigía a cargar azúcar a Puerto Padre y otros puertos de la costa norte de Cuba. Estos buques carecían de escolta debido a la poca actividad submarina registrada en esa área en semanas anteriores.

Al recibirse en el Estado Mayor la noticia del hundimiento de los buques‑tanques “Mambí y Nikeliner” se ordena a la división de Cazasubmarinos darles alcance y proporcionarles la protección necesaria.

La división navegó en formación de exploración hasta Cárdenas, donde arribó cerca de las nueve de la noche de ese día 13, En ese puerto encontraron a todos los buques que tenían que escoltar, manteniéndose el día 14 en espera de nuevas instrucciones del EMG de la Marina de Guerra. Al anochecer fueron recibidas las mismas; los buques mercantes navegarían en convoy protegidos por la escolta de Cazasubmarinos y el día 15 se les uniría en el puerto de Isabela de Sagua, los mercantes “Camagüey” de nacionalidad cubana y el “Wanks” de nacionalidad hondureña, los cuales debían ser conducidos a Cárdenas y de allí en unión de los que quedaban cargando azúcar en ese momento, regresarían a La Habana.

En la madrugada del 15 salió la división para Isabela de Sagua a donde llegó al mediodía. El CS 13 permaneció fuera del puerto en servicio de patrullaje.

Hora y media después se hacen a la mar los mercantes y su escolta.

Los buques de carga tomaron posición en línea de frente separados por una distancia de 500 yardas, estando el mercante Camagüey en el flanco de babor, es decir hacia la costa. A una distancia de 750 a 1000 yardas de los mercantes navegaba la escolta. Al frente marchaba el CS 22 seguido por el CS 11 y finalmente el CS 13.

Según la versión del Alférez de Fragata Mario Ramírez Delgado, comandante del CS 13, plantea:

“Cerca de las cinco y cuarto de la tarde del 15 de mayo, se produjo el encuentro con el enemigo. Cuando todavía se divisaba claramente Cayo Mégano; apareció en el cielo un hidroavión monomotor norteamericano del tipo Kingfisher procedente del noroeste, el cual picó y volando a baja altura describió dos círculos sobre el agua coleteando, acelerando y apagando el motor. Estaba señalando que había descubierto un submarino. Para fijar el lugar, dejó caer una bomba de humo sobre el agua. Por radioteléfono el Comandante de la División recibía noticias del avión. El piloto comunicaba que había visto claramente en el lugar indicado la torreta de un submarino parcialmente fuera del agua, el cual se sumergió rápidamente al observar su presencia.

El punto señalado por la bomba de humo fue determinado a una marcación de aproximadamente 060 y a una distancia aproximada de 1,5 millas con relación al CS 11.

El Comandante de la División preguntó por radioteléfono al CS 13 si había advertido la maniobra del avión y al contestársele afirmativamente ordenó explorar la zona de peligro en tanto que toda la División se ponía en zafarrancho de combate, ocupando cada uno su puesto y listo para la acción”.

El comandante del CS 13 dirigió su embarcación a toda maquina hacia el punto señalado y poco después los sonaristas lograron detectar el sonido limpio y claro del submarino enemigo. Este se movía hacia la izquierda tratando de escapar, pero la velocidad del submarino sumergido era inferior al CS -13 que fue reduciendo la distancia. La detección por el equipo de sonar fue fundamental para la persecución a fin de precisar la ubicación del enemigo y efectuar el ataque. Los hombres del sonar fueron Norberto Collado en el equipo sonar, y Andrés Abela el cual le pasaba la información al comandante Ramírez, quien dirigía la embarcación, y cronometro en mano realizaba los cálculos pertinentes.

En velocidad de ataque y a una distancia aproximada de 300 yardas se comenzó la operación anti‑submarina. Inmediatamente se lanzaron tres bombas de profundidad de 325 libras de TNT cada una, graduadas para que explotaran a 100, 150 y 250 pies, ya que previamente se había calculado la velocidad de sumersión del submarino. Después del lanzamiento de estas cargas, el CS 13 giró hacia la banda en que se movía el submarino, escuchando nítidamente cuatro explosiones. La última tan intensa que el CS sumergió toda su popa en el mar, entrando agua por la escotilla del cuarto de máquinas.

Se supone que por simpatía exploto algún torpedo que el submarino tenía listo para lanzar.

Los sonaristas confirmaron la efectividad del ataque al escuchar con nitidez el sonido de la entrada de agua a un objeto sumergido.

Según narra Ramírez: “Como el submarino no emergía, se lanzan para rematarlo, otras dos bombas de profundidad graduadas para explotar a 250 pies y en los bordes de la zona atacada. Posteriormente a estos hechos se continuó la exploración sin que se obtuvieran más contactos con el SS enemigo. El Contramaestre entonces reporta una mancha oscura que se expandía sobre el agua. Desde el fondo del mar ascendía a la superficie un charco de sustancia negra y viscosa que olía a petróleo”.

Después se sumaron nuevamente al convoy. Cumplida la misión y de regreso a la Habana todo era alegría para el comandante y toda la tripulación del CS 13. Esta acción tuvo un  desenlace inesperado, según la narración publicada por César García del Pino:

“Cuando el victorioso oficial

…arribo a la Habana, orgulloso por la acción de guerra que acababa de realizar, el jefe del Estado Mayor de la Marina de Guerra de Cuba lo llamó y le dijo: “Ramírez, ¿qué has hecho? Ven, que el Presidente quiere hablar contigo”. Entonces cogió el teléfono y Batista los increpó: “Ramírez, ¿qué has hecho? Tú no sabes lo que has hecho”. En fin, que a partir de entonces Ramírez cayó en desgracia.

Tan fue así, que al producirse, años después, el “madrugonazo” del 10 de marzo, el digno oficial fue dado de baja de la Marina. Además del reproche, Fulgencio Batista dispuso que la noticia permaneciese  “en secreto a causa de la discreción de la guerra”.

En ese momento nada fue publicado en la prensa y a la tripulación se le prohibio hablar del hecho.

¿Qué motivaba esta disposición?

Su actitud incomprensible por cuanto el ocultamiento de la noticia no perjudicaba en nada al país que estaba en guerra contra Alemania fascista ha motivado sospechas. Las interrogantes brotan por doquier. ¿Por qué Batista ocultó la noticia? ¿Por qué la tripulación no fue felicitada según los reglamentos militares? ¿Por qué durante su gobierno no hubo condecoraciones? ¿Las razones estaban en las dudas del hundimiento? ¿No era la primera vez que un submarino era hundido con toda la tripulación? Esta conducta de Batista ha hecho cobrar fuerzas a la hipótesis de la existencia de un fabuloso negocio de contrabando de petróleo con los nazis con el visto bueno del gobierno.

César opina que quizás  ”…le movía el temor a que los nazis divulgaran su complicidad con ellos al principio de la guerra.

Pero se puede señalar que una vía para hacer llegar el combustible a los submarinos nazis operando tan lejos de sus bases, fue al disponer de tanques de combustible sumergidos en la costa, preparados antes de la guerra, y también se servían de otros submarinos suministradores conocidos por “vacas lecheras”, lo cual no descarta la existencia del contrabando con funcionarios del gobierno.

No fue hasta que terminó la contienda, y los aliados ocuparon los archivos de la Kriegsmarine, que se pudo confirmar que el submarino hundido había sido el U-176, comandado por Reiner Dierksen.

El modelo del U-176 era del tipo IXC del cual se habían fabricado 54 unidades.

Tenían una velocidad de cerca de 8 nudos navegando sumergido y alcanzaban hasta 18  cuando lo hacía en la superficie.

Pocos días después de los hechos los dos sonaristas, Norberto Collado Abreu y Andrés Abela, y por separado el alférez de fragata Mario Ramirez fueron premiados y reconocidos en la embajada norteamericana, pero en privado.

Volviendo a la valerosa tripulación del CS-13, en 1946, durante el gobierno de Ramón Grau San Martín – en circunstancias diferentes, entre ellas la de una más completa información pública- se premió, por fin, su arrojada acción, condecorándola con la Medalla del Mérito Naval con distintivo rojo, que sólo se concedía por acciones de guerra.

Anuncios
3 comentarios leave one →
  1. 20 mayo, 2010 4:18

    El modelo, precioso y una gran historia! gracias

    • guillermo alfonso guerra miniet permalink
      30 septiembre, 2015 20:00

      soy cubano mi padre durante años estuvo destacado como oficial de comunicaciones de un caza submarino cubano quisiera saber como conocer de su barco y sus compañeros y familiares

  2. Ana permalink
    21 julio, 2010 0:46

    Me gustaria mucho si alguien me pudiera guiar para encontrar los nombres de los tripulantes del Cs 12 y Cs 11 pues supe q mi abuelo paterno estuvo en uno de ellos pero no he podido confirmar la historia, si se q tenia en su propiedad una carta de reconocimiento escrita por el entonces presidente de E.U, pero me gustaria saber mas sobre el tema y confrimar su participacion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: