Saltar al contenido

Mis X-29 RC

8 enero, 2010

Mis X-29 RC

Mi amigo Orestes Perdomo me cuenta su experiencia en la construcción de modelos RC del X-29

Despegando X - 29 eléctrico

Texto: Orestes Perdomo

Fotos cortesía de Orestes Perdomo y sus amigos

Una mañana de octubre de 1993 durante un descanso en la oficina conversaba con Harold Harris, mi jefe sobre nuestro tema favorito, la aviación; yo ojeaba el último número de Air & Space recibida ese mismo día. Al abrir las páginas centrales encontré un póster con fotos de los aviones de la serie X de los Estados Unidos. Harold al ver mi interés me pregunto: ¿Lo quieres? Fue la primera vez que veía una imagen del X-29 de la Grumman, del cual no tenía idea que existiese. Desde ese preciso instante comenzó a trabajar en mi mente la idea de construir un modelo R/C del X-29.

Ese día coloque el póster en la pared de mi taller, frente a mi silla de trabajo, y cada noche mientras construía otros modelos no dejaba de mirar las fotos del avión que había captado mi atención, planeando su construcción. Pasaron algunos meses pero sin encontrar planos ni otros datos adicionales sobre el aeroplano. Finalmente, cerca de un año después decidí hacerlo todo incluyendo los planos.

En el hobby shop local adquirí el único modelo plástico del X-29 que tenían en escala 1:72. Por más de 30 años he construido modelos de todo tipo, pero nunca me había envuelto en un proyecto tan ambicioso como hacer un X-29 de la nada, y que volara.

Decidí dar los primeros pasos con cautela. Para ello primero construí un pequeño prototipo con motor OS 25 puscher, y tres semanas más tarde el pequeño jet corría por la pista del Tamiami Park para remontarse al cielo verticalmente. Pero sin ninguna estabilidad lineal lo que conllevo una picada fatal contra el duro cemento de la pista.

De nuevo comencé mi búsqueda de información acerca de esta maravilla de la ingeniería aeronáutica, pero pasaba el tiempo y no conseguía nada. Le hablaba a todo el mundo de mi proyecto, y a veces recibía opiniones valiosas, mientras dedicaba largas horas estudiando el pequeño modelo plástico, procurando sacar conjeturas acerca de cuanto control debía tener en los cannars y los demás comandos, donde debía estar el centro de gravedad (c/g), etc.

Para mediados de 1995 otro X-29 se encontraba en la pista, este un poco más grande, con 52” de largo, también puscher movido por un potente y confiable ST X-40. El c/g se encontraba en el borde de ataque al nivel del fuselaje, mucho más delantero que en la primera versión. También tenía menos movimiento en los cannars y más en los elevadores traseros, se veía muy elegante en la pista, y raudo avanzo a gran velocidad, hale un poquito el bastón de los elevadores y nada paso, otro poco y nada, la pista se terminaba; aplique todo el elevador, de pronto brinco al aire como la vez anterior, y también como la vez anterior cuando trate de estabilizarlo horizontalmente pico abruptamente hasta el piso, no obstante en el último momento logre recobrarlo un poco, evitando así su total destrucción. Toda la nariz a partir de la cabina se hizo pedazos, quedando intactos las alas y el resto del fuselaje.

No fueron pocas las horas que pase pensando que pasaba con este aparato. Después de reconstruir la parte dañada y tras algunos cambios me encontré de nuevo en la pista con mis amigos para otra tentativa. Fue como repetición de la misma película. De nuevo subida abrupta y caída vertical sin control, pero esta vez fue una perdida total del aparato.

Por cerca de un año no trabaje más en el proyecto, pero no dejaba de pensar en el. En ese tiempo construí un Hawk en el cual instale un fan de Jet Hanger con un MVVS 40 GRRT del cual obtuve fabulosos resultados con muy poco gasto económico. Alrededor de $300 dólares por toda la unidad propulsora que incluía el fan, motor, la pipa del fabricante y un carburador de S.T. 45 que adapte al MV. Esta combinación produjo resultados impresionantes, 25K vueltas 6.5 libras de empuje por un peso inferior a cualquier combinación de OS 46 o K&B el peso total del aparato fue de 8.5 libras listo para despegar, y ¡Vuela muy bien!

Ya tenía la económica unidad propulsora que necesitaba para mi riesgoso proyecto pero faltaba algo, información.

Esta apareció de sorpresa cuando una noche a mediados de 1996 vino a visitarme mi amigo Alberto Estravich con el libro Aeroseries vol. 41 sobre el X-29. No soy masoquista pero mi mejor virtud es mi capacidad de persistencia.

Leí y releí este libro infinidad de veces, tome nota de todo lo que me podía ayudar a mi proyecto, incluyendo los comentarios de los pilotos que habían volado los dos prototipos que la Grumman construyó los cuales consideraban un honor haber pertenecido al programa de vuelos. Pude constatar que este avión es intrínsicamente inestable y fue diseñado a propósito así para darle la agilidad de un rayo, y solo gracias a las computadoras que procesan los controles un ser humano puede dominar su vuelo. Bueno, estaba el problema de TO BE OR NO TO BE, y yo decidí intentarlo una vez más.

Realice los cambios necesarios en los planos que ya había dibujado para adaptarlos a la nueva unidad motriz (ducted fan) y además tenía perfectamente grabados cada detalles en mi mente, solo necesitaba algunos números para guiarme en las proporciones y pequeños cambios de la estructura que iba a construir alrededor de mi unidad propulsora, así que arremetí con entusiasmo el trabajo que tenía por delante.

Para fines de 1996 mi nuevo prototipo estaba terminado listo para su primera prueba. Le instale retractiles neumáticos, disponía de un radio Futaba digital con todo tipo de mezcladores, ajustes, y refinamientos electrónicos. El aparato necesito poderosos servos para los cannars y elevadores traseros, mezclables en los canales 2 y 6 y dos servos más para los alerones, mezclables en los canales 1 y 7. Lo demás, motor, retractiles, ruedas de nariz, iba con servos estándar, no incorpore rudder funcional en este aparato.

El resultado final fue un elegante y estilizado jet que guardaba buena proporción con su hermano mayor, con 62” de largo y 42” de envergadura para un peso total de 8 libras, construido totalmente en balsa y ply. No quise para la primera prueba forrarlo o acabarlo en pintura para ahorrarme ese trabajo si algo salía mal. Esta vez el c/g fue corrido hasta el borde de salida de los cannars.

Una mañana de un claro domingo de fines de 1996 nos encontramos de nuevo en la pista junto a mis amigos con cámaras de foto y video para probar el fruto de tres años de esfuerzo. Una semana antes junto a mis compañeros de vuelo Carlos y Emilio habíamos sometido el modelo a una locura de pruebas sobre la cama de un camión a 50 millas por hora para asegurar la eficiencia de los controles.

En este su primer vuelo permití que mi experimentado amigo Alberto Estravich se ocupara del trasmisor. Después de varios pases a alta velocidad sobre el campo de corta hierba sin que el modelo despegara decidimos intentarlo sobre una estrecha calle de asfalto que se encontraba paralela a la pista de césped con unos 300 pies de largo. El modelo se desplazo a gran velocidad pero una pequeña corrección direccional lo saco fuera de la pista doblando el tren de la nariz. Reparamos el daño como se pudo en el lugar, pero ya no se podría usar los retractiles por el momento. Por segunda ocasión el X-29 avanzo a gran velocidad por la pista de asfalto siguiendo esta vez una perfecta línea recta hasta que finalmente remonto suavemente al cielo. El silencio de todos los que observábamos se rompió en una exclamación de jubilo cuando el modelo cobro altura, pues aparentemente estaba bajo control. De pronto la voz de Alberto me saco de mi extasiada admiración anunciándome que teníamos problemas; este consistía en que no había más trin, y el modelo se mantenía volando con presión de los elevadores para mantener la nariz alta; después de un par de vueltas en esta incomoda situación decidimos intentar el aterrizaje. En un aproche casi perfecto, y cuando el modelo se encontraba a casi 50 pies de la tierra, pico sin control rompiendo como siempre la sección de la nariz del fuselaje.

Después de ver muchas veces el video que Carlos había tomado, llegué a la conclusión que tenía que estudiar un poco más acerca de los cannars. Ordene el libro llamado La Guía Ilustrada sobre Aerodinámica, del cual obtuve valiosa información sobre el comportamiento de los cannars, y el crítico margen de ajuste de los c/g en aparatos dotados de ellos. También sobre la influencia que estos ejercen sobre el ala cuando están muy cercanos, caso exacto en el X-29. Hice la reparación del fuselaje y corregí el c/g ubicándolo en el centro de la distancia que separa el borde de salida del cannar con el borde de ataque del ala. En dos diferentes intentonas por tener control sobre el modelo solo conseguí roturas menores y la insatisfacción de que mi avión actuaba como un caballo salvaje. De nuevo a pensar en los problemas y hacer correcciones. Moví el c/g solamente ¼ de pulgada hacia atrás, y di más comando en los elevadores traseros y menos en los cannars.

El año 1997 corría a gran velocidad y aunque algo había logrado, me sentía frustrado por mi empeño de hacer volar esta maquina con absoluto control. Semanas atrás había tenido noticia de que el señor Bartela en Italia vendía un plano del X-29 y yo lo había ordenado inmediatamente. También aquí en EU el señor Mont Cartvrioht me había prometido enviarme una copia de un plano de X-29 que poseía para RC. Ambos llegaron a mis manos casi al unísono, rápidamente confronte ambos con el trabajo hecho en mi avión para llegar a la conclusión de que la actual disposición del c/g era aproximada. Finalmente en julio logre dar el primer vuelo con buen control sobre el. El modelo aun se encontraba sin vestir, así que decidí forrarlo en monokote para evitar que se deteriorara más, esto y unas pequeñas reparaciones aumentaron su peso a 9 libras.

Mr. P con su X -29

A principios de septiembre de 1997 mi avión se encontraba de nuevo en la pista listo para hacer su debut con ropa nueva y todos los presentes esperaban el gran momento cámara en mano para ver que pasaba. Pero no hubo contratiempos.

Modelo X -29 en vuelo

Mi X-29 se remonto sin problemas al cielo y realizó dos vuelos completos dándome así la oportunidad de descansar un poco, al llegar a un desenlace feliz de esta historia que por supuesto no debe ser única en la comunidad de aeromodelistas. Aunque este no fue el punto final. Más bien me permitió una pausa por un tiempo.

Modelo del X -29 en vuelo

Pepe, amigo de Perdomo posa junto al X-29 después del primer vuelo exitoso

Después de un corto descanso en los trabajos con el X-29, construí mí segunda versión con el mismo sistema de propulsión, mejor terminado usando pintura, más detalles en el interior de la cabina y todo el exterior, pero tuvo muy corta vida. En su primer vuelo, después del despegue, cuando realizaba el primer giro el motor se apago de súbito, se desplomo sobre unos árboles y el modelo quedo totalmente destrozado.

.

Mi X-29 RC (Segunda parte)

Después de varios años volví a retomar mi idea de construir otro X-29, avión que me ha fascinado desde el primer momento que lo ví.

Para los ingenieros aeronáuticos este modelo ha sido uno de los grandes retos en la aviación después de la II Guerra Mundial por el tipo de ala en la cual habían comenzado a trabajar los nazis durante la guerra, pero la tecnología del momento no les permitió su desarrollo. En un ala normal en flecha hacia atrás, el flujo de aire corre del fuselaje hacia las puntas, en este tipo de ala FORWARD-SWEPT es al revés, el aire corre de las puntas hacia el fuselaje; esto tiene varios beneficios, la velocidad en la cual el ala permite volar es inferior, o sea puede volar mas lento sin caerse, es mas ágil, es decir, puede cambiar de dirección con mas facilidad, detalles muy importantes y convenientes en un avión caza.

Pero la construcción de este tipo de ala presenta problemas pues la presión del aire en sus puntas es enorme a altas velocidades, por esto en los primeros intentos las alas se desgajaban hacia atrás. Solo fue posible construir las alas del X-29 apropiadas para soportar presiones a casi dos veces la velocidad del sonido gracias a materiales como la fibra de carbón y las resinas. Le llamaron jocosamente el avión plástico por tantos materiales no metálicos usados en su construcción. Otro atributo a ponerse a prueba en este avión de la serie X –que significa experimental- además de sus alas, era la combinación de estas con los front cannars, lo cual fue otro aspecto interesante de este experimento aeronáutico.

Es un reto a la ingeniería inclusive en su versión modelistica. También he tenido que echar mano de materiales especiales para la construcción de mi modelo pues padece de los mismos problemas de su hermano mayor, aunque su velocidad no pasara de 150 a 200 millas por hora. Las alas de mi modelo están hechas de balsa, ply, fibra de carbón, tela de fibra de vidrio y resinas epoxicas. Son muy finas pero muy fuertes y no admiten ningún arqueo o pandeo cuando les aplicas fuerza de torsión.

Ahora este nuevo modelo de X-29 es más grande que los primeros que hice, y como sus antecesores está construido en balsa y ply como materiales básicos, pero incorporé partes de fibra de carbón para sujeciones como las alas donde antes había usado tubos de aluminio. Es más potente pues en ves de ducte fan usare una turbina de gas la cual le proporciona unas 13 libras de trust para un peso total de 14 libras, pero al aumentar potencia y velocidad he necesitado construir una estructura más fuerte. Mis primeros modelos no estaban forrados en fibra de vidrio, este si, lo cual significa mayor peso. Por tanto, tuve que mejorar el sistema de tren del aterrizaje y su montaje. Los primeros no contaban con frenos ni rudder. Su potencia esta prácticamente una a una ( peso = potencia ) con lo cual debe lograr mayor velocidad.

X - 29 eléctrico despegando

Aunque no he contado con túneles de viento ni otros recursos especiales para hacer pruebas sofisticadas, he reproducido el modelo del X-29 con los medios y materiales a mi alcance.

Mi nuevo X-29 esta prácticamente terminado, pero antes de su prueba he construido una versión reducida para turbina eléctrica, siguiendo la escala y los mismos principios de construcción; muy pronto entrara en funcionamiento, con lo cual espero someter a prueba el diseño, los nuevos valores de la experiencia adquirida en los últimos 10 años.

Pero tampoco es fácil lograr la perfección en un pequeño avión de 42” pulgadas de largo y un peso de solo dos y media libras dotado de turbinas eléctricas las cuales giran sus aspas a varios miles de rpm y tienen un alto consumo. Antes de volarlo tuve que resolver el problema de las baterías de las que se requiere un alto consumo y poco peso, y de otros componentes expuestos a dañarse con facilidad debido esfuerzo extremo al cual será sometido el modelo. Es necesario cuidado y conocimientos para lograr buenos resultados con las nuevas baterías Lipo, muy ligeras y gran amperaje. El consumo puede llegar a ser tan alto como 50 ampers por parte del motor eléctrico de la turbina controlada por un variador electrónico de velocidad, los cuales combinados con las baterías Lipo han probado ser un trío muy eficiente y limpio para el vuelo de modelos de todo tipo, y de ello seguro veremos mucho mas en el futuro del modelismo universal.

Quiero agradecer a todos mis amigos la fe y entusiasmo con que me han apoyado y ayudado en esta primera etapa, que ha sido mi más difícil proyecto de aeromodelismo

Notas sobre mi X -29

Las alas del modelo están hechas de balsa, ply, fibra de carbón, tela de fibra de vidrio y resinas epoxicas, son muy finas pero muy fuertes y no admiten ningún arqueo o pandeo cuando les aplicas fuerza de torsión.

También el fuselaje esta construido en balsa, ply y forrado en fibra de vidrio, los cannars son funcionales, así como los pequeños elevadores de la cola a los lados del fuselaje.

Tiene rudder operativo y también los alerones de las alas.

Cuenta con retractiles neumáticos así como frenos en las ruedas traseras, puertas en todos los trenes funcionales, todos operados gracias a pequeños cilindros de aire comprimido, gobernados por válvulas maestras, que a su ves son accionadas por pequeños servos, de manera que estás válvulas se ocupan se ocupan de cerrar los trenes, y después la puertas y viceversa, y accionar los frenos para los despegues y aterrizajes.

Para dominar el X-29 el piloto es asistido por varias computadoras que mantienen adecuados parámetros y corrigen posibles errores durante el vuelo. En el modelo no se dispone de esta ayuda, es solo un radio y el piloto tiene que hacer todo el trabajo. Las oportunidades de romper el modelo en su primer vuelo son altas, mucho más que en la mayoría de los modelos convencionales.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. Horeb Gonzalez Chaviano permalink
    12 enero, 2010 20:13

    Acabo de leer la historia de nuestro amigo Perdomo, y sinceramente me gusto mucho; quizas por todas las dificultades y esfuerzo que tuvo que realizar para poner este modelo en vuelo y hacerlo de manera controlada, lo que hace de la historia contada algo que atrae el interes del lector.
    No cabe duda que nuestro amigo es ademas de buen aeromodelista, una persona que alcanza sus objetivos a costa de sacrificios por encima de todo; quizas y estoy seguro, otros se hubieran vencido y dejaran la tarea de un lado, pero Perdomo siguio hasta que lo logro; mis felicitaciones por este proyecto.

    Horeb

  2. Alberto Haber permalink
    22 febrero, 2010 2:51

    !Que barbaro!, como conozco a mi gran amigo Perdomo por muchos años de compañero de cuarto en las nacionales de control line en Indianapolis me imagino la cara, tirado en la silla de oficina hacia atrás con un cigarro en la boca pensando en la madre del avion viejo eso te tiene que dar a numero en calculo primero sino el c/g tu no sabes donde lo vas a poner y otras cosas más pero asi se hacen las grandes historias

    • 22 febrero, 2010 19:46

      Alberto, me alegro que este sitio sirva también para el reencuentro, además de conocer los trabajos en este caso de nuestro amigo común, el excelente aeromodelista que es Orestes Perdomo.
      Me complace entrar en contacto pues también Bebo te menciona mucho.
      Saludos,
      Wildy

  3. cesar permalink
    2 marzo, 2010 23:43

    Estimados amigos me interesaria poder obtener los planos del modelo X-29 para asi poder hacerme uno

    Saludos

  4. OMAR GALLARDO permalink
    8 febrero, 2011 2:46

    SALUDOS CORDIALES , MIS MAS GRANDES FELICITACIONES Y LOS MEJORES DESEOS ,
    POR FAVOR AYUDENME EN LA CONST. DEL X-29 NECESITO LOS PLANOS EN BALSA YA QUE NO LOS HAYO EN LA WEB .
    ETERNAMENTE AGRADEZCO SU INMEDIATA respuesta A MI CORREO

    • 9 febrero, 2011 20:24

      Mi amigo Perdomo me respondió en relación a su solicitud “Yo vendi el X-29 a un señor norteamericano del norte, se lo vendi con planos y todo, asi que ya no los poseo, dile al señor que lo sentimos pero que esto fue un proyecto que ya tiene varios años y no poseemos los planos”.
      Lamento que mi amigo no te pueda ayudar, pero si alguién los tiene y se comunica por esta vía seguro los pongo en contacto.
      Saludos,
      Wildy

  5. leonardo biagiotti permalink
    26 octubre, 2013 2:53

    lloro de alegria lo lograste aviador y constructor Orestes Perdomo un maestro saludos de argentina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: