Skip to content

Modelos de Cuerda

21 diciembre, 2009

Modelos de Cuerda

Texto: Israel Wilfredo Díaz Gómez “Wildy”

Fotos del autor

Tal vez sorprenda conocer hoy en día, cuando la electrónica está presente prácticamente en todo, alguien construyendo un modelo con motorización de cuerda o resorte.

Interior remolcador de cuerda

Esa fue la solución dada por el cubano Luis Vladimir Torres Hernández en Cuba, ante la dificultad para encontrar motor y batería para uno de sus modelos navales.

Dando cuerda al remolcador

Un remolcador de 40 CMS de eslora, 14 CMS de manga y 8 de puntal, trabajado en madera al que puso por nombre “24 de Julio”, fecha del nacimiento de su hija.

La inspiración para hacer el remolcador le vino buscando en sus recuerdos, pues todavía en los años 80 quedaba alguno de este tipo hecho en madera trabajando en el puerto de la Habana, y no le fue difícil indagar con alguno de sus antiguos compañeros de trabajo, cuando perteneció al equipo técnico de los Astilleros de Regla.

Para la bocina y propela, trabajó una varilla larga de bronce de 4 mm roscada a un núcleo ó árbol, al cual le hizo ranuras para adicionar las 4 palas. Para obtener estas, cortó en partes iguales una lamina cuadrada de bronce de 1.5 mm, a cada una le dio perfil con lima y pulidora para lograr una cara cóncava y otra plana, las torció y después las introdujo en cada una de las ranuras soldándolas con estaño.

Propela del remolcador

“La cuerda era de un reloj despertador que había perdido precisión por desgaste, pero su resorte estaba en buenas condiciones; siempre guardo los engranes y mecanismos para futuros usos” -me confiesa.

Vista de proa remolcador navegando

Claro, la adaptación para emplearlo en el modelo requirió adicionar 4 ruedas dentadas, dos de ellas en ángulo de 45 grados, y alargar el eje de la cuerda que sale por encima de la cabina. Además de adicionar las ruedas dentadas, ejes, y bujes, incluyó un volante para lograr un funcionamiento estable de la cuerda que permite aproximadamente un minuto de trabajo en el agua.

Modelo de cuerda en construccion

Estas adaptaciones le es posible hacerlas pues cuenta con un pequeño taller con torno, taladro, lijadora pulidora, etc., herramientas todas hechas por el mismo, usando motor de lavadoras.

Lancha de cuerda navegando

Eterno enamorado de los modelos

A Vladimir siempre le gustó construir cosas que funcionaran. Nacido en Managüises, provincia de Matanzas en noviembre de 1944, hoy dispone de todo el tiempo para dedicarse su hobby; después de laborar por 25 años como especialista de diseño mecanico en la Empresa Waldo Díaz, de Ciudad de la Habana ya esta retirado, aunque profesionalmente se encuentra vinculado con el mantenimiento y operación a una gran maqueta ferroviaria donada al Museo del Ferrocarril de Cuba por Peter Smith, modelista ingles amigo nuestro.

Vladimir trabaja miércoles y sábados en el Museo del Ferrocarril de Cuba

Mi primera referencia sobre su trabajo la tuve en el propio Museo del Ferrocarril de Cuba, inaugurado en la Estación de Cristina en Ciudad de la Habana en noviembre del 2002 donde exhibió una pequeña locomotora eléctrica con mecanismos, ruedas, vías, etc., todo producto de su creación; Me maravillo su trabajo. No podía creer cuando me dijeron que la hizo en cuatro meses.

En cuatro meses Vladimir construyó este modelo 2-6-0

Una visita a su casa en Centro Habana me permitió conocer una sorprendente variedad de medios de transporte producto de su creación, de quien, desde pequeño, casi sin darse cuenta desarrolló su afición a los modelos.

¿Tuvo usted siempre inclinación por la mecánica y los modelos navales?

“Cómo no, de niño siempre me gustó hacer mi barquito, le ataba una cuerda, y lo ponía en el agua, y a los 18 años construí un botecito de 8 pies y lo tenía en una presa del central, que estaba más o menos a un kilómetro de mi casa. Y ahí de muchacho hasta que vine para la Habana a los 20 años; bueno, el bote se quedó por allá, y después lo regalé”.

¿Y sus primeros modelos?

No le llamaba modelos, en aquellos tiempos yo hacía mis trenes, hice algunos que funcionaban, casi todos con baterías, otros con cuerda, y otras cosas más, entre ellos unos barquitos pequeños de vela, de acuerdo a las fotografías que veía en las revistas, porque en aquella zona no había nada de barcos.

Ya en La Habana empecé a visitar una base de pesca, y conocí más de barcos, me relacioné con personas que se dedicaban a la carpintería de ribera, aprendí con ellos. Entonces hice dos embarcaciones; una de 18 pies y otra de 22 pies, en la base de pesca de Guanabo, del litoral norte capitalino.

Por esa época hice algunas cosas para mis hijos, no pensaba ser modelista ni tuve relación con ningún modelista. Fue cuando construí un robot que camina eléctricamente, fue lo primero que hice en La Habana. Después el tractor, con la pala mecánica, que también funciona por electricidad, mueve y sube la pala”.

¿En qué se inspiró para el robot?

Robot de Vladimir

El robot fue una petición del hijo mío, lo trabaje sin tener referencia alguna. No había ningún robot para fijarme. Estuve tiempo pensando cómo hacerlo porque no tenía los medios, ni cómo hacer que moviera los pies, hasta que la idea viene poco a poco. La experiencia y los años que llevo en el diseño me ha enseñado que uno hace un proyecto, y lo ve y funciona, pero sigue pensando y pensando hoy y mañana, y encuentras una solución y la construyes.

Interior del robot

Pero pasan tres o cuatro años y te das cuenta que hay una solución mejor todavía, porque el diseño es así, el desarrollo del ser humano es así. Entonces construí el tractor, después quería unos trenes, y construí las primeras locomotoras.

Tractor pala de control remoto por cable

¿También para su hijo?

“Todo para los hijos míos. Más adelante conocí a un experimentado modelista, Lázaro Eduardo García Driggs, y vi su maqueta para el Museo del Ron. Supe por él del mundo del modelismo, me habló de las escalas y que debía trabajar con ellas. Incluso le hice modificación a la separación entre las ruedas de dos de mis locomotoras y las puse a trabajar en su maqueta sin ningún problema”.

Quisiera saber sobre los motores, piezas y materiales utilizados en sus modelos.

Los mecanismos están construidos de metal, siempre me ha gustado el metal, aprovechando partes y piezas de equipos en desuso. Todo lo he construido con uniones soldadas con estaño, en algunos casos, en otros como la resistencia y el esfuerzo son mayores, uso soldadura de plata, siempre autógena.

Mecanismo del tractor pala

Primera locomotora de Vladimir

Una cosa que me gusta es que duren, porque los modelos que he visto que vienen del extranjero todo el sistema es plástico completamente, todo, todo… incluso en las locomotoras los engranes son plásticos también, con el tiempo se deterioran, tienen una cantidad limitada de horas de trabajo.

Modelo de locomotora canadiense

Y uso los motores que aparezcan que sean más o menos idóneos por el tamaño, por la fuerza. Lo fundamental es que sea de campo de imán para que sea reversible cambiando nada más que la polaridad, la corriente entra por la línea, pasa a la rueda y de la rueda pasa al motor.

Lo alimento con un transformador que en el primario es 110 voltios y por el secundario saco desde 12 voltios hasta 40 voltios. Yo tengo un reóstato en el primario que puedo bajar o subir bruscamente la velocidad del motor para que el tren vaya a más velocidad, menos velocidad. Sus líneas están hechas de cobre, que es el material más apropiado que encontré”.

Modelo de locomotora alemana

¿Está hecho todo por usted mismo?

“Sí, la línea central está construida por mí, todo está construido por mi, menos el motor, aunque también puedo construir el motor, los he construido pero un poco más grande, todo, desde el enrollado, el colector. Funciona perfectamente, 112 voltios”.

¿Me decía que usa motorización de equipos en desuso?

“Sí, casi todos son de ventiladores de autos, más grandes o más chiquitos, ó de la bombita que inyecta agua al parabrisas, en fin, pequeños motores que se pueden adaptar a los modelos. Para los últimos barcos –como sabes- use la cuerda de reloj, pues tenía que resolver el problema de las baterías. Esto es una reseña de lo que he hecho, para llegar a construir todos ellos; es necesario las ruedas, los ejes, los rodamientos de la caja de bola, los copling, los bujes, en fin… Y primero me propuse construir un torno que tiene 80 CMS de largo. También hice un pequeño taladro de banco, una amoladora y tengo todo tipo de herramientas de mano con algunos instrumentos de medición eléctricos hechos por mí para medir la corriente, los voltajes”.

¿Planes para el futuro?

Creo muy importante la vinculación de los modelos con la preservación y el conocimiento de la historia, además de la satisfacción personal que me brindan el disfrute de lo que hago. Me he entusiasmado mucho, y ahora más que tengo nuevos amigos con quienes compartir este interés”.

About these ads
2 comentarios leave one →
  1. jorge permalink
    20 agosto, 2012 2:06

    jorge.h.c.p@hotmail.com me gustaría contactar con el…

Trackbacks

  1. Los números de 2010 « Modelismo Cubano y RC

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 104 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: